Hace más de cuatro años, en el patio de la escuela 4.596 Martín Miguel de Güemes del paraje Isonza, un niño de 7 años jugaba en el lugar y sufrió un golpe. Lo que en principio parecía un simple tropiezo y choque con otro niño, tuvo un fatal desenlace. Según una investigación que se libró al respecto, la muerte del menor habría sido a raíz de negligencias médicas, en ese sentido, a partir del lunes que viene se realizará el juicio contra cinco profesionales por el delito de homicidio culposo.
El niño del paraje de Isonza, identificado por la Justicia como Luciano Abraham Gastón Martínez, de 7 años, fue asistido de manera inicial por una maestra del establecimiento educativo, luego, al no reaccionar el niño el director de la escuela decidió trasladarlo a un puesto sanitario del paraje. Desde ese momento atravesó por una cadena de responsabilidades en la que, al parecer, según la investigación de instrucción, la intervención médico tuvo una clara relación causal con la muerte del niño.
Según consta en el expediente, los distintos profesionales imputados tuvieron participación en la atención del niño. Luego de una pericia médica, los peritos consideraron que los médicos tuvieron que ver con el desenlace final, ya que hubo una postergación de la cirugía luego de tener el diagnóstico de hematoma epidural.
Los profesionales serán juzgados tras investigarse que habría existido una mala praxis médica producida por una serie de omisiones, negligencias y retraso en manos de los médicos que atendieron a Luciano Martínez en el hospital Materno Infantil, lo que significó que se vaya restando chances y posibilidades para que el paciente sobreviviera. En tal sentido, desde el próximo lunes 3 de octubre comenzará el juicio contra los profesionales de la salud, a cargo del Ministerio Público Fiscal actuarán los fiscales penales Pablo Rivero y Ramiro Ramos Ossorio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora