Vengan, pasen, miren, toquen, pero no disparen. El portón del garaje se abrió y el lugar de donde sacó la camioneta se transformó en un taller en el qu en cada rincón se veía una máquina para cortar madera, otra para pulir, otra de cartuchos, varios tornos en mesones distintos. Sierras, sierritas y sierrotas. Limas de todo tamaño. La máquina para armar cartuchos. Destornilladores. Pinzas. Es extraño ver un sitio con tantas herramientas y elementos que guardan un orden. ¿Alambres? No. Nada se ata con alambres aquí.
"Vos tenés casi mi tamaño, así que tenés medidas parecidas a las mías. La culata de mi escopeta te iría bien". Así nomás arrancó la entrevista a Luis Trejo, escultor de renombre al que la construcción y el arreglo de culatas de escopetas y fusiles le robó el corazón artístico.
Sin una buena culata, que calce bien en el hombro, el tirador es un nadie. "Ahí está el secreto que te hace dar en el blanco", dice el maestro.
culatero armas.jpg
Foto: Juan Barthe
Foto: Juan Barthe
1980 fue el año en el que Luis Trejo recibió el título de escultor en la Escuela de Bellas Artes Tomás Cabrera, lugar al que con el tiempo regresó para ser profesor. Tiene una extensísima y prolífica carrera artística. Para quien no lo conoce, además de sus obras expuestas en museos y muestras itinerantes, el maestro sumó su arte en los años 80 cuando se restauró el edificio donde hoy funciona el Museo de Arqueología de Alta Montaña. Allí reconstruyó más de 40 columnas y los frisos. También recuperó ángeles e imágenes de la Catedral Basílica. Años más tarde, junto a otros escultores, fundieron las piezas de bronce robadas del monumento a Güemes. Y también fundió el monumento a Los Chalchaleros, en la ladera del cerro San Bernardo.
Hace una década el maestro Trejo encontró una nueva pasión: ser culatero.
"La escultura me cansó un poco, ya estoy viejo para tallar obras grandes (sonríe). Y siempre me gustó el tiro", dice.
¿Practica en algún club?
Sí, en el Tiro Federal Salta. Mire todos los trofeos que tengo (y muestra un estante repleto).
¿Por qué la escopeta?
La escopeta es un arma que traduce tus deseos a la distancia, es un elemento muy bien creado. A la vez, es complicada en la parte que trabajo, que es la culata. Si la culata está mal hecha vas a fracasar en el tiro porque no está organizada a tu cuerpo; tiene que ser hecha para el cuerpo de cada tirador. El fusil es más homogéneo.
¿Por qué esa diferencia?
Porque la escopeta es un tiro en movimiento, en cambio con el fusil usted pone la cruz o el visor en un solo punto, el blanco está quieto y exige concentración. La escopeta es un segundo. Usted pide plato, sale el plato a 150 km por hora, que es un elemento chatito, y ahí juega la intuición del tirador y el arma. Si estás concentrado y la escopeta está acomodada a tu cuerpo, explotás el plato. Pero si la culata no responde a tu anatomía, te va a ser difícil.
culatero armas 2.jpg
Foto: Juan Barthe
Foto: Juan Barthe
Para hacer una culata, ¿tiene que medir al tirador?
Ahí está el secreto del culatero; por eso se nace. Yo veo a la persona y no me hace falta medirla. Antes sí, le tomaba medidas porque tenía mis dudas, pero ahora no. Los culateros actuamos como psicólogos y como médicos porque le hacemos preguntas al tirador y ahí vemos si es nervioso, si es pausado, cómo tira...
¿Una culata se puede "arreglar"?
Sí. Se puede arreglar, se puede modificar, se puede torcer, se puede bajar o subir, se puede lustrar. La mejor escopeta no es la más cara sino la que pega. Y eso depende de la culata.
¿Hace cuánto trabaja culatas?
Ocho o diez.
¿Y cómo llegó a ser culatero?
Aquí había un muy buen culatero, don Díaz. Yo, como tirador, tenía problemas e iba para que él me arreglara la culata. Yo ya era escultor. Ahí lo miraba y dije: algún día voy a ser culatero. Y así fue.
¿Cuál fue su primera culata?
Yo tenía una escopeta checoslovaca muy buena, pero tenía una culata fea, tosca. Todos se me reían en el Tiro por eso, pero yo ganaba los torneos. Ahí fue que hice una culata y mi hija, cuando la vio, me dijo: "¿Por qué no hacés culatas? Eso te va a ayudar". Y así empecé.
escultor1.jpg
Foto: Juan Barthe

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 5 meses

Muy bien por el señor Trejo, aparte de hacer arte hace un trabajo muy útil.Lo graciosos es que él parece ser entusiasta de las escopetas y las fotos que muestran son de fusiles y la última de un arreglo especial para una pistola, pero escopetas ninguna.

Re KennethU
Re KennethU · Hace 5 meses

Ahora, unas 14 horas más tarde, veo que las culatas son de escopetas. Antes eran de rifles, salvo la última que es la misma de antes y que no sé a qué corresponde.

jorge agustoni
jorge agustoni · Hace 5 meses

Si se fija bien amigo Re todas la culatas son de escopeta, y muy buen trabajo. Saludos.


Se está leyendo ahora