Salta es una provincia que tiene un alto porcentaje de la población afectada por mal de Chagas. Ello repercute en que la existencia de pacientes con bloqueos de arterias sea también elevada y a muchos de ellos se les indica un marcapasos. Esta enfermedad es uno de los principales motivos de colocación del dispositivo.
"La cardiopatía chagásica es la cardiopatía numero uno, debe ser la causa de más de la mitad de los marcapasos que se colocan. La mayoría de los pacientes son del interior de la provincia aunque existen también de Bolivia", indicaron algunos especialistas.
Para los casos graves, el hospital San Bernardo cuenta con la unidad coronaria y el servicio de cirugía cardiovascular.
Más de 70 mil afectados
Según datos proporcionados por la Dirección de Epidemiología, la prevalencia de la enfermedad en la provincia alcanzó durante el 2015 al 6,5% de la población, lo que representa aproximadamente a 78 mil personas.
La cifra se estima de acuerdo a la preeminencia del mal de Chagas, ya que antes de 2010 no estaba sistematizado el registro de pacientes chagásicos.
La miocardiopatía chagásica crónica presenta una elevada mortalidad a partir del momento en que se diagnostica e insume elevados costos para los sistemas de salud.
En Argentina existen más de 800 mil personas con la enfermedad.

Otras carencias

"Existen carencias pero hay un grupo humano muy bueno. Si un paciente necesita un dispositivo muy caro, lo conseguimos. Cuesta a veces porque estamos inmersos en una crisis económica pero el paciente carenciado no está librado a su suerte", aseguró a El Tribuno Carlos Correa Zalazar, jefe de cardiología clínica del hospital San Bernardo.
En Salta este servicio es el principal de la provincia en cuanto a las afecciones del corazón que no necesitan intervención quirúrgica. Es el sector encargado de ofrecer tratamiento y seguimiento a aquellos pacientes que sufren de alguna enfermedad cardíaca o bien deben realizar controles posoperatorios.
Con siete médicos de planta permanente, concentra una atención que contempla áreas como marcapasología y estudios de alta complejidad.
Con una modalidad que incluye independencia en turnos con respecto a otros servicios del hospital, cardiología clínica es el lugar en el que se practican los estudios más importantes para los diagnósticos y seguimiento de distintas enfermedades.
A pesar de ello desde hace algunos meses el aparato que realiza el diagnóstico por imágenes del corazón no funciona.
La falta del ecógrafo es una situación que mantiene al hospital con derivaciones a otros lugares para la realización de los denominados ecodoppler.
Mediante este equipo se efectúan entre 40 y 50 estudios por día. De acuerdo a lo explicado desde la gerencia del hospital, el equipo se envió a Alemania para su reparación.
"Este tipo de equipos son muy importantes por lo que el año pasado hice todo el trámite ante el Ministerio de Salud para la adquisición de un ecógrafo nuevo", expresó Correa Salazar.
"Existe un pedido formal del servicio número uno, que es el nuestro, en el sistema estatal. Mientras tanto hemos reacondicionado el viejo y estamos a la espera de su reparación. En unos diez días esperamos que ya esté funcionando", completó el especialista, en diálogo con este medio.

Atención crítica
La unidad coronaria del hospital San Bernardo cuenta actualmente con seis camas.
En este sector son atendidos pacientes cardíacos en estado crítico que, en algunos casos, ingresan por guardia debido a una emergencia.
A la mayoría se le practica alguna cirugía coronaria, central o periférica, como es el caso de la colocación de marcapasos. Al lado de esta sala funciona el servicio de cirugía cardiovascular (que representa un servicio tercerizado) .
Actualmente la atención a los enfermos del corazón no está concentrada en un mismo lugar. La cardiología clínica está separada de la unidad coronaria, cirugía cardiovascular y lo que representa el servicio de hemodinamia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora