El próximo miércoles 3 de agosto se lanza en Tartagal y en la localidad boliviana de Yacuiba el segundo gran operativo de descacharrado del año, que busca reducir a su mínima expresión las larvas y los reservorios del mosquito transmisor del dengue, la chikungunya y la fiebre Zika.
El lanzamiento se concretará en la zona este de la ciudad, identificada a los fines de este operativo, que en Tartagal lleva 7 años, como zona 1. Las semanas siguientes el operativo seguirá por la zona noroeste, norte, noreste, sur, sudeste y centro de Tartagal, hasta completar toda la jurisdicción del municipio, incluidas las comunidades aborígenes.
Para el operativo volverán a desplegarse unos 25 camiones y alrededor de 200 operarios de la Municipalidad de Tartagal, de la organización Mundo Sano, hospital Perón, y otras entidades que habitualmente participan de este operativo.
Muy buenos resultados
Hasta el momento los resultados han sido alentadores, ya que si bien el verano pasado se registraron miles de casos en todo el país, con víctimas fatales en otros municipios de la provincia, Tartagal y a pesar de la cercanía con Bolivia registró no solo pocos casos sino que ninguno de los pacientes estuvo en estado crítico o en riesgo de vida.
La mayor cantidad de casos, cabe aclarar, fueron de chikungunya, patología transmitida por el mismo Aedes aegipty que hizo eclosión en Yacuiba, donde sí hubo miles de casos registrados.
Trabajo binacional
Franco Hernández Berni, secretario de Gobierno de Tartagal, precisó: "Desde el año pasado hemos celebrado un convenio de cooperación mutua con la ciudad de Yacuiba, porque tenemos la convicción que si logramos frenar el avance de estas patologías y la presencia del mosquito en esa ciudad del vecino país, en Tartagal y en todo el norte del departamento San Martín, los casos serán cada vez menos en número y la situación será controlable".
Y agregó que la migración permanente "es lo que facilita el traslado del vector y de los enfermos, por tanto, los operativos en estas dos localidades, en forma conjunta, son fundamentales. Las autoridades de Yacuiba, en especial los responsables del área de salud, se han mostrado muy interesados en hacer que la experiencia del descacharrado, que lleva 7 años en Tartagal, se replique en esa ciudad".
"Ya se hicieron operativos conjuntos y este año esperamos ver los resultados, porque la lucha contra el dengue pasa por la limpieza y el descacharrado y no guarda otros secretos", concluyó el secretario Hernández Berni.
Una logística importante
Cabe señalar al respecto que los operativos requieren una logística importante, ya que las 25 unidades preparadas recorren cada una de las manzanas de la ciudad y las áreas rurales de Tartagal retirando todo elemento que beneficie la proliferación del vector.
Los operarios que trabajan en cada descacharrado son alrededor de 200 personas, quienes al concluir cada jornada se reúnen para intercambiar información referida a las operaciones de esa jornada.
El que comenzará en la primera semana de agosto será el segundo operativo binacional que se realiza en lo que va del año, tanto en Tartagal como en Yacuiba.
Claramente, el objetivo de las autoridades municipales y sanitarias de ambas ciudades fronterizas es llegar a los meses de primavera y verano con la menor cantidad de larvas, reservorios y ejemplares del mosquito.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia