Con un discurso que comenzó con un duro diagnóstico sobre la "herencia" recibida del kirchnerismo, el presidente Mauricio Macri inauguró ayer las sesiones ordinarias en el Congreso por primera vez desde que llegó al poder.
"No puedo tolerar que en un país como este haya niños que se mueran de hambre", dijo el jefe de Estado durante su alocución. Cabe recordar que en Salta hubo siete muertos por desnutrición entre agosto de 2014 y febrero de 2015.
El mandatario ahondó sobre el país recibido y advirtió que recibió un "Estado con poca o nula capacidad para atender sus obligaciones", con "clientelismo, de despilfarro y corrupción", en un contexto "próspero para los narcotraficantes".
"Lo primero que tenemos que hacer es reconocer que no estamos bien, aunque nos duela, aunque cueste, pero es la forma de poner el punto de partida en búsqueda de ese horizonte que todos soñamos", enfatizó.
En un discurso de una hora, el Presidente se ocupó durante la primera mitad de cuestionar con dureza la gestión de su antecesora, Cristina Kirchner.
"El modelo de inclusión social y crecimiento del que tanto habló el gobierno anterior nos llevó a la pobreza y la exclusión", resaltó Macri.
En este contexto, la mención a la responsabilidad del gobierno anterior en la suba de la inflación fue el momento más álgido de la Asamblea, pues varios de los legisladores de La Cámpora levantaron su voz para protestar. Los abucheos debieron ser contenidos por la vicepresidenta, Gabriela Michetti.

Agenda legislativa

Tras referirse a la herencia, Macri planteó la agenda legislativa que impulsará el Gobierno para este año, entre la que se contó la derogación de las leyes requeridas para avanzar en un acuerdo con los llamados holdouts.
Dijo que confía en "construir los consensos necesarios" para derogar la llamada "ley cerrojo" y "pago soberano".
Por otra parte, una de las principales propuestas que realizó fue una iniciativa para devolver el IVA a los consumidores de los productos de la canasta básica alimentaria, anuncio que motivó un fuerte aplauso de pie de los legisladores de Cambiemos.
Una hora duró el discurso de Mauricio Macri. La primera mitad estuvo dedicada al diagnóstico de la situación recibida. “Podría seguir todo el día pero voy a cortar acá”, afirmó antes de dedicarse a plantear los principales temas de la agenda del corriente año.
También confirmó que impulsará normas para reformar la Justicia con el objetivo de "fortalecer su independencia", y pidió que el Senado apruebe los nombramientos que realizó en la Corte Suprema. Afirmó, además, que impulsará una actualización automática de las asignaciones familiares y de la extensión de la asignación universal por hijo (AUH), así como una extensión de ese beneficio para convertirlo en un ingreso universal a la niñez.
Asimismo, Macri afirmó que se necesita "verdad y justicia" tanto en la causa AMIA como en la muerte del fiscal Alberto Nisman, y aseguró que el fiscal falleció "en circunstancias todavía inciertas, que comienzan a aclararse".
También se pronunció a favor de "gritar todos juntos ­nunca más! a la violencia institucional", a poco de que se cumplan 40 años del último golpe militar.
El jefe de Estado finalizó su discurso con un llamado a la unidad, "invito a todos, absolutamente a todos a compartir estos desafíos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...