El movimiento obrero recordará hoy a Rucci

24-09-2011 - El exlíder de la CGT y aliado incondicional del general Juan Domingo Perón fue muerto a balazos. No hay culpables.

El movimiento obrero de todo el país recordará hoy el trigésimo octavo aniversario del asesinato del exsecretario general de la CGT, José Antonio Rucci, cuando una ráfaga de balas terminó con su vida, justo dos días después de un nuevo triunfo presidencial del general Perón.

Era un mediodía del martes 25 de septiembre de ese tormentoso 1973. Aún no se habían escabullido los ecos de la jornada electoral del 23.

Pasado apenas aquel mediodía, 23 certeros balazos de grueso calibre asesinaron a José Ignacio Rucci, actor principal del proyecto más ambicioso lanzado por Perón: el denominado Pacto Social entre gobierno, empresas y trabajadores.

Ese fue el instrumento elegido por el general para que obreros y patrones, con la garantía e intervención del Estado, se comprometieran a avalar y sostener la paz social para posibilitar el despegue económico nacional y abandonar de manera definitiva -a decir del propio Perón- la dependencia e injusticia social.

Rucci fue uno de los principales exponentes e impulsores de la tercera candidatura presidencial del líder de los trabajadores.

Había nacido el 15 de marzo de 1924, en la ciudad santafesina de Alcorta. Comenzó a formarse como sindicalista en 1946 y, muy pronto, formó parte del prototipo de la generación que desplazó a la antigua vanguardia gremial, a partir del golpe contrarrevolucionario de septiembre de 1955.

Rucci regresó al plano nacional de forma definitiva, luego de ocupar varios cargos importantes en el gremio metalúrgico, el 3 de julio de 1970, ungido como titular de la entonces poderosísima Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT).

“Soy un hombre de Perón. Tomé la CGT, fui a Madrid y le dije a mi jefe, que es el jefe de la mayoría del pueblo argentino”, aclaró de forma inmediata luego de su asunción.

A las 12.20 del martes 25 de septiembre, Rucci se aprestaba a abordar un Torino rojo para trasladarse a los estudios del viejo Canal 13, a fin de grabar un mensaje al pueblo. Pero solo lo esperaba la muerte.

 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia