Frente a la plaza 9 de Julio, sobre la recova de la calle Mitre y en un histórico edificio refaccionado, se puede encontrar el Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM). En su interior se guarda uno de los tesoros más importantes de la arqueología no solo de Salta sino de la región: los Niños del Llullaillaco.
A principios de 1999, un grupo de especialistas subió al Llullaillaco, alcanzando la altura de 6.600 metros y soportando temperaturas de 37 grados bajo cero. El objetivo era buscar restos de enterramientos del imperio incaico. El proyecto tuvo éxito. El miércoles 17 de marzo de 1999, el peruano Arcadio Mamaní descubrió en el área de trabajo el enterratorio de un niño y su ajuar. Ese mismo día, pocos metros más al norte, el salteño Antonio Mercado y el peruano Ruddy Perea localizaron el cuerpo de la doncella
El enterratorio de la Niña del Rayo fue descubierto dos días después por el peruano Orlando Jaen.
Hoy esos cuerpos descansan en el centro de la ciudad de Salta, y son expuestos para que turistas y salteños puedan observar su calidad de conservación, y el bagaje cultural que traen desde el antiguo imperio.
Gabriela Recagno Browning, directora del museo, acompañó a El Tribuno en un recorrido y explicó algunos de los detalles de las riquezas que tiene el museo.
"El paseo del museo puede llegar a tomar hasta dos horas, si se recorre con cuidado", destaco la directora.
Momia de llullaillaco.jpg
<div>La doncella, en exposición hasta agosto. Archivo </div><div><br></div>
La doncella, en exposición hasta agosto. Archivo


Actualmente, el museo tiene en exposición a la doncella, y en función de las necesidades que requieren los cuerpos para su conservación, solo se expone uno por vez, haciendo recambios cada 7 meses.
En el caso de la doncella, el público podrá verla hasta agosto. El lugar donde se puede apreciarla se encuentra con luz baja para mantenerla en condiciones adecuadas. Entre los aspectos más llamativos se destaca el peinado de la joven, con trenzas pequeñas.
La directora del MAAM destacó que uno de los detalles de estos cuerpos es que conservan todos sus líquidos. "Son las momias del imperio inca mejor conservadas hasta el momento", dijo.
También se puede apreciar el ajuar que se encuentra expuesto en otras salas.
En el ingreso, y con el fin de ambientar a los visitantes, se puede observar un video sobre la expedición por la que fueron encontrados los niños, que se filmó en 1999, con técnicos de National Geographic.
La recorrida por el museo permite disfrutar de un ambiente recreando la montaña y los detalles del trabajo de expedición. Entre los elementos se pueden ver esterillas que fueron encontradas a 1.700 msnm durante la expedición. "Estas esterillas se utilizaban como aislantes de temperaturas y en la actualidad todavía se usan en algunas zonas de Perú", destacó la directora del MAAM.
Además de los Niños del Llullaillaco, también se puede aprender sobre otros ajuares que fueron recuperados como patrimonio de Salta.
museo.jpg
<div>Científicos controlan el estado de los cuerpos. Archivo</div><div><br></div>
Científicos controlan el estado de los cuerpos. Archivo



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora