Señor gobernador: como representante del departamento de San Martín quisiera que se pudiera hacer realidad la esperanza, como hace más de 8 años Ud. viene pregonando. Esperar es la actitud más radicalmente humana. La esperanza es un bien. ¿Usted imagina cuántos bienes estamos esperando toda la gente del norte? Seríamos felices si solo nos dieran los servicios básicos, es decir, poder vivir dignamente, tomar agua en buen estado, sin parásitos, tener alivio ante las temperaturas acuciantes que sufrimos, recurrir a un hospital y sentirse contenido, atendido y con los remedios necesarios, poder transitar libremente por la calles sin temor a ser asaltados por "señores que comercian droga" y se apoderaron "de la esperanza" de muchos jóvenes y que día a día destruyen familias y se escudan en altas esferas del poder.
Nuestro mayor deseo es volver a creer que las promesas se cumplen, que los grandes sueños "alguna vez se hacen realidad". ­Vemos tan negro el futuro! y esto se acrecienta con noticias de que usted se pasea por EEUU como representante de un candidato tratando de conseguir préstamos para un "futuro gobierno" al que no se le "hizo realidad la esperanza", dando conferencias que no inciden en nuestra cotidianeidad, eventos cuyos participantes no tienen idea de nuestras necesidades.
La desnutrición nos golpea, la desocupación nos pone en los primeros lugares a nivel país, tenemos funcionarios que no sabemos qué hacen, otros son becados en la "gran capital", algunos disfrutan de los "ahorros" de la función pública y Ud. conduce la provincia a control remoto. Lo vemos más con Fantino y Santiago del Moro que en los barrios inundados de Embarcación y Mosconi. Quisiéramos que nos visite cuando "el agua nos llegue hasta el cuello" y no solamente cuando se necesitan fotos para la página oficial.
La pregunta es: ¿cuándo vamos a ver el cumplimiento de sus promesas de campaña?, ¿a ver las obras del Fondo de Reparación Histórica hechas realidad? Seguimos tomando barro, nuestros artefactos se rompen por las subas constantes de tensión, tenemos hasta 7 cortes diarios de electricidad, los daños son anécdotas porque nadie se hace cargo, los entes de control no funcionan, lo único que anda bien es el Boletín Oficial pues los nombramientos están a la orden del día.
No quisiéramos caer en la desesperación. Pero lamentablemente hoy estamos desesperados por la inacción de las autoridades, por la falta de soluciones a los problemas cada vez más urgentes, el dengue, la chikungunya y la zika están alojados y tienen residencia en los hogares de toda la zona norte de la Provincia. No tenemos fuentes de trabajo, no hay inversión, no hay un atisbo de progreso. La década ganada nos dejó en off side. Estamos y nos sentimos abandonados. La sonrisa es un bien que desapareció de los rostros de miles de salteños, estamos, como decía mi madre, en manos de Dios.
A modo de conclusión me permito reproducir el pensamiento del Gral. Perón en su libro "Conducción Política" acerca de gobernar y conducir: "Algunos creen que gobernar o conducir es hacer siempre lo que uno quiere. Grave error. En el Gobierno, para que uno pueda hacer el 50% de lo que quiere, ha de permitir que los demás hagan el otro 50% de lo que ellos quieren". Y continúa: Los que son amigos de hacer su voluntad, terminan por no hacerla en manera alguna. Hay algunos voluntariosos que siempre quieren imponer su voluntad, que nunca transigen. Esos son peligrosos, nunca llegan lejos y se matan solos en el camino. No han sido capaces de desprenderse de ese 50%, e ignoran que en política, como en todo, "el que mucho abarca poco aprieta".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


- Nonnoc
- Nonnoc · Hace 9 meses

Muy buena descripción de las situación y las actitudes. Escrita en un idioma simple, incluyendo ironías y sarcasmos muy bien expuestos.


Se está leyendo ahora