*

El oficialismo aceptó cambios para evitar nuevos juicios
Tras las dudas de los últimos días, el oficialismo logró iniciar ayer su primera sesión del año en la Cámara de Diputados. En la sesión se debatía el proyecto para normalización de la deuda pública y salir de esa manera del default.
A pesar de que se superó ampliamente el número de legisladores necesarios para llegar al quórum, no la tuvo fácil el bloque Cambiemos para comenzar a tratar las leyes que se necesitan para cerrar el acuerdo con los holdouts.
Tanto el Frente Renovador de Sergio Massa, como el bloque Justicialista, escindido del Frente para la Victoria, y cuya cabeza visible es la del ex-Anses Diego Bossio, exigieron varias modificaciones en el proyecto oficialista antes de asegurar su presencia en el recinto para abrir la sesión.
Las primeras modificaciones fueron acordadas la semana pasada, mientras que otras fueron a último momento y se negociaron tras el fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York que frenó el levantamiento del default ordenado por el juez Thomas Griesa.
"No me cabe duda de que los buitres van a exigir más. ¿No es está la vuelta del FMI encubierta"", Axel Kicillof.
Las modificaciones
Una de las principales preocupaciones de la oposición fue que en la nueva deuda se incluyan cláusulas para cubrir al país frente a nuevas demandas como las de los buitres.
En tanto que otra de las cláusulas agregadas buscaría que futuras propuestas a los holdouts no contemplados en este acuerdo no puedan superar a la actual.
Además, los cambios contemplan limitar la cifra del endeudamiento, ya que en el proyecto original no existía un tope. Con esta reformulación de la ley se acota la emisión de deuda a 11.684 millones de dólares, monto con el cual se pagaría a los buitres.
Asimismo, a pedido del socialismo, se facultaría al Congreso a fiscalizar el manejo de los fondos, con el objeto de no se utilicen para gastos corrientes.
Con respecto a la nueva emisión de bonos también se agregaría, con el objetivo de evitar suspicacias sobre los beneficios que cobrarán bancos e intermediarios, un tope máximo de 0,2% a las comisiones. Otro de los cambios condiciona el pago efectivo a los holdouts a que se levante la apelación, dictada el viernes pasado, a la salida del default. Además, a pedido del bloque Justicialista, el macrismo aceptó reformular el artículo 5 para que el pago a los holdouts se realice solo después de que se concrete el "levantamiento automático y efectivo de las órdenes pari passu". El fallo del juez Griesa se basa sobre una interpretación sin precedentes de esa cláusula: en su fallo, el magistrado consideró que la cláusula que garantiza que todos los bonistas sean "tratados igualitariamente" debía ser entendida como que a cada uno de ellos debía pagárseles lo que se les debe.
"El bloque Justicialista pretende hacer un aporte. Nosotros no apostamos al caos", Diego Bossio.
La oposición "dura"
A pesar de que desde un primer momento el FPV rechazó el acuerdo y no dio quórum, versiones apuntan a que ya descartan que el oficialismo logrará sacar adelante el acuerdo en Diputados, por lo que todas las fichas apuntan a bloquear la ley en el Senado. No obstante, ayer la oposición más dura apostó a una última ficha, pidiendo una consulta popular para decidir como salir del default.
Tras la votación, la propuesta no fue apoyada ni siquiera por la izquierda. (Más información en página 40).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...