El cáncer de mama sigue siendo en el país la principal causa de muerte por tumores entre mujeres. El jueves pasado, el mundo recordó el día contra esta enfermedad y la Organización Mundial de la Salud ratificó, una vez más, que la piedra angular en la lucha contra este flagelo es la detección precoz para mejorar el pronóstico.
En ese sentido, Luis Salmoral, jefe del Servicio de Ginecología y Mastología del Hospital Oñativia de Salta, puso de relieve que un tercio de las cirugías por casos de cáncer atendidos el año pasado fueron de mamas y de ellas el 35% terminaron en mastectomías (extirpación quirúrgica de una o ambas mamas de manera parcial o completa) porque no llegaron en etapas tempranas de su formación.
El médico dijo que en el Hospital Oñativia durante 2015 se practicaron 771 cirugías generales, de las cuales 150 fueron por causa del cáncer, encabezados por el de mama, con 50 casos (33,3%), seguidos por 43 casos de tiroides (28,66%); de cuello uterino (8%), prostático (5,3%), riñon (4,6%), endometrio (4%), cuello de útero (3,3), entre otros. "Son casos que no llegan en las etapas tempranas de su formación, por eso un 35%, más de la mitad, de las cirugías terminaron en mastectomías", destacó el médico. Y agregó que con el cáncer de cuello pasa lo mismo. "Lo ideal sería que el Papanicolau detectara la enfermedad y todo se redujera a una simple conización y quedan curadas; pero no, llegan con estadíos más avanzados que obligan a hacer la histerectomía radical que requiere más días de internación, más costo para el Estado, entre otras consecuencias", señaló.
Luis Salmoral ESPECIALISTA EN MASTOLOGIA "En Argentina, los programas de prevención no terminan de llegar a la periferia del país para poder disminuir las tasas de cáncer".
En el país
En Argentina, el cáncer de mama está a la cabeza de las causas de mortalidad por tumores en las mujeres. Le sigue el de colon, el de cuello de útero. Pero hay una diferencia dentro del país con estas cifras. Por ejemplo, en San Luis y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mueren entre 19 y 22 mujeres por cada 100 mil. Pero en el norte, en Perú y en Bolivia, el cáncer de cuello de útero está en primer lugar. Son diferentes las tazas en relación a la geografía. Esa taza se va a disminuir en nuestra región por la prevalencia del cáncer de cuello. "Esto es así porque nunca se terminan de implementar políticas de salud que favorezcan la prevención, tanto primaria como secundaria", resaltó Salmoral. Y, en este punto, el especialista deslizó: "Tenemos que ser críticos sobre la responsabilidad del Estado, tener políticas para que los números del cáncer bajen. Hay países como Cuba, que tienen una tasa muy baja de cáncer de cuello de útero porque prácticamente van a la casa a buscar a las mujeres para que se hagan los estudios. En otros países como Finlandia, Noruega, que tienen tasas bajísimas de estas enfermedades porque la educación es tan importante que están metidas en la cabeza de la gente que tienen que hacerse esos estudios. En cambio, en Argentina no terminamos de arrancar nunca; las mejoras se ven muy lentamente".
Sobre los casos de cáncer de cuello uterino, la doctora Julia Salinas remarcó la vigencia y los resultados del plan nacional de vacunación contra el virus del HPV para el que hay planes pilotos. En Jujuy está funcionando, ahora está en Tucumán y la idea es ampliarlo a todo el país. Todas las nenas nacidas después de 2000 tienen que colocarse la vacuna a los 11. "Esto es prevención primaria. Es un resultado a largo plazo, pero se estima una reducción del 80% de cáncer de cuello en estas pacientes vacunadas que hoy tienen entre 15 y 16 años", subrayó la especialista. "Por eso hoy -añadió- todavía hay que hacer mucho hincapié en el Pap, que todas lleguen a ese estudio para hacerse un diagnóstico precoz."
Julia Salinas MÉDICA "Aunque parezca increíble, todavía hoy hay mujeres que no saben que existe el Papanicolau. Esta es nuestra realidad".
La doctora graficó que en toda Argentina hay tazas de 7 cada 100 mil mujeres, aunque por provincias es muy heterogénea. Por ejemplo, en cáncer de cuello, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y San Luis tienen las tazas más bajas (3 por 100 mil), en cambio, Formosa tiene 19, Misiones 18 y Salta 15 por cada cien mil mujeres. "Son las provincias que tienen menos acceso a la prevención", remarcó la especialista.
Salinas recordó que hay tres tipos de prevención de cáncer de cuello uterino:
-Primaria: es implementar todas las herramientas para evitar que aparezca la enfermedad: por ejemplo usar vacunas.
-Secundaria: el ejemplo clásico es la realización del Papanocolau porque es detectar precozmente a la enfermedad y poder curarla sin que genere mayores problemas de salud pública.
-Terciaria: es la enfermedad ya instalada; al cáncer invasor y hay que tratarlo con operaciones, quimioterapia, radioterapia.
"Creo que hay una responsabilidad de la paciente que va tarde pero también está el hecho de saber quién y dónde lo puede hacer", sintetizó Salinas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora