El papa Francisco se lamentó ayer por la violencia "ciega y brutal" del terrorismo, que derrama "sangre inocente" en diferentes partes del mundo. Francisco destacó sus palabras para recordar a las víctimas de los actos terroristas de Bruselas, pero también los sufridos recientemente en Turquía, Nigeria, Chad, Camerún y Costa de Marfil. En su mensaje de Pascua, que proclamó después de celebrar la misa del Domingo de Resurrección y justo antes de impartir la bendición Urbi et Orbi ante los miles de fieles que estaban congregados en la Plaza de San Pedro, ha reiterado su preocupación por el drama que viven los migrantes y refugiados, que en muchas ocasiones encuentran la muerte en su camino, como ha recordado. "Son una muchedumbre cada vez más grande de migrantes y refugiados incluyendo muchos niños que huyen de la guerra, el hambre, la pobreza y la injusticia social", alertó. Para ellos, el Papa esperó que la próxima Cumbre Mundial Humanitaria del 26 y 27 de mayo en Turquía se centre "en la persona humana y su dignidad" y trabaje para "desarrollar políticas capaces de asistir y proteger a las víctimas de conflictos y otras situaciones de emergencia, especialmente a los más vulnerables y a los que son perseguidos por motivos étnicos y religiosos". Francisco lamentó la violencia en el mundo, tanto a pequeña como a gran escala, e hizo un llamado la atención sobre la enorme cantidad de "delitos brutales que a menudo se cometen en el ámbito doméstico" y que llenan los medios de comunicación a diario. Pero también sobre los conflictos armados a gran escala, como el de Siria, "un país desgarrado por un largo conflicto, con un triste rastro de destrucción, muerte, desprecio por el derecho humanitario y la desintegración de la convivencia civil". Además pidió que cesen los conflictos, ha hecho un llamamiento para que sea posible "emprender la construcción de una sociedad fraterna, respetuosa de la dignidad y de los derechos de todos los ciudadanos". Mención especial ha recibido "la convivencia entre israelíes y palestinos en Tierra Santa" y la necesidad de diálogo en Venezuela, un país que vive en "difíciles condiciones", dijo Francisco. Como es habitual en sus discursos, abogó por que se promueva el intercambio cultural entre pueblos y culturas diferentes, en concreto, "en las zonas de la cuenca del Mediterráneo y de Medio Oriente, en particular, en Irak, Yemen y Libia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 8 meses

Supongo, que entre los "delitos brutales que a menudo se cometen en el ámbito doméstico", en perjuicio de "los más vulnerables", el Sumo Pontífice incluirá a los curas pedófilos, que pululan por todas partes y cada vez en mayor medida.


Se está leyendo ahora