El papa Francisco instó hoy a todas las partes implicadas en la guerra de Siria a respetar el alto el fuego y expresó su "profundo dolor" ante los combates que no cesan, sobre todo en Alepo. "Exhorto a todas las partes implicadas en el conflicto a respetar el cese de las hostilidades y a fortalecer el diálogo en curso, único camino que conduce a la paz", declaró Jorge Bergoglio durante la plegaria del Ángelus, ante los miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro. El papa argentino expresó también su "profundo dolor" ante "la espiral de violencia que sigue agravando la ya desesperada situación humanitaria del país, en particular en la ciudad de Alepo". Tras los bombardeos durante la noche, perpetrados tanto por el régimen como por los rebeldes, los habitantes de Alepo seguían encerrados en sus casas y desconfiaban del leve intervalo entre ataques del domingo por la mañana, según un corresponsal de la AFP. Decenas de vecinos de las zonas controladas por los rebeldes habían huido el sábado de los intensos ataques aéreos del régimen en la ciudad, la segunda más importante del país y ahora principal campo de batalla de la guerra civil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora