El papa Francisco afirmó ayer que sigue "con gran preocupación la situación de fuerte tensión y violencia" en Tierra Santa, y pidió a los ciudadanos y a los gobiernos de Israel y Palestina "valentía para dar pasos concretos hacia la distensión".
El Pontífice hizo estas reflexiones en un discurso ofrecido en el Vaticano y con posterioridad a la canonización de la española María de la Purísima y de otros tres santos de Italia y Francia. "Sigo con gran preocupación la situación de fuerte tensión y violencia que afecta a Tierra Santa. En este momento es necesario coraje y mucha fuerza para decir no al odio y a la venganza, y mostrar gestos de paz", afirmó Francisco.
"Recemos para que Dios dé a todos, ciudadanos y gobernantes, la valentía para oponerse a la violencia y dar pasos concretos hacia la distensión. En el actual contexto de Oriente Medio, es más que decisivo que se establezca la paz en Tierra Santa", agregó. Desde el pasado 1 de octubre, la región vive un repunte de la violencia que causó varias muertes.
Por otra parte, el Papa canonizó ayer a la primera pareja casada de la era moderna en la Iglesia Católica, al declarar santos por derecho propio a los padres de Santa Teresita del Niño Jesús. Francisco dijo a los feligreses reunidos en la Plaza de San Pedro que la pareja, Louis y Zelie Martin, "practicaron el servicio cristiano en la familia, creando día a día un ambiente de fe y amor que nutrieron las vocaciones de sus hijas''.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora