Autoridades del Vaticano confirmaron ayer que el "nada cambiará" en la agenda del papa Francisco tras los ataques en Francia de cara al Jubileo que comenzará el próximo 8 de diciembre, pese a los ataques terroristas del pasado viernes pasado en Francia.
"Lo que sucedió en Francia muestra, de una forma poderosa, que nadie está excluido del terrorismo", afirmó el secretario de Estado vaticano Pietro Parolin, "número dos" de la Santa Sede.
"El Vaticano podría ser un blanco por su significado religioso. Podemos aumentar el nivel de las medidas de seguridad en el Vaticano y en los alrededores, pero no pueden paralizarnos con miedo", sentenció Parolin al resaltar que la celebración que comenzará el mes próximo con la apertura de la Puerta Santa de la basílica de San Pedro y que se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016 sigue en pie. "El Papa quiere que el Jubileo ayude a la gente a verse cara a cara, a entenderse entre sí y superar el odio. Después de estos ataques, esta meta se fortalece. Nosotros recibimos la misericordia de Dios para adoptar para el Jubileo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora