Si fuera un partido de ajedrez, Mauricio Macri podría ser un tiempista perfecto porque juega contrarreloj, pero cada movimiento que realiza lo tiene planificado.
El tablero es complicado, pero sus mejores soldados ya están posicionados a pesar que la "reina" adversaria dejó un terreno plagado de obstáculos.
Como primera medida y rompiendo una tradición de años invitó a sus principales adversarios a una reunión a agenda abierta y, si algo faltaba, después realizaron una conferencia de prensa donde, desde Daniel Scioli a Sergio Massa y pasando por Margarita Stolbizer y Aldolfo Rodríguez Saá, destacaron la actitud de diálogo del nuevo presidente.
Hubo gestos cómplice de hombres experimentados en el arte de la política que a la hora de la verdad y, frente a los micrófonos de los periodistas, resaltaron el oportunismo del llamado.
Estos dirigentes seguramente recibieron de primera mano el verdadero cuadro de situación encontrado. La economía no está en su mejor momento, las reservas tampoco y encima un aluvión de decretos y designaciones complican la gestión del nuevo gobierno.
Una sensación de tierra arrasada que obliga a tejer acuerdos y si es con los líderes más representativos, mejor.
La segunda señal para seguir elaborando consensos se registró en la reunión mantenida ayer en Olivos con la presencia de 24 gobernadores. Hubo asistencia perfecta, hasta Alicia Kirchner llegó ante la necesidad de recursos, que también encontró, a poco de asumir en la provincia de Santa Cruz.
Indudablemente empezamos a vivir otro tiempo que se refleja en la vida diaria, en los mensajes del presidente electo, en la bajada de línea a sus principales funcionarios, en los gobernadores (hasta Juan Manuel Urtubey, en la cabecera de la reunión de ayer, parece un macrista de la primera hora). O se olvidan que en las horas decisivas del balotaje, Macri remarcó que "esas banderas que levantó Juan Domingo Perón, las entendemos todos los que queremos un país con equidad y oportunidades".
En esos momentos y para no sembrar dudas, aclaró: "Cuando encuentro a uno del peronismo que no tiene trayectoria en promesas incumplidas y cree en el cambio, le doy la bienvenida".
Macri lo está demostrando al confirmar en cargos importantes a gente que hasta hace poco militaba en el otro extremo de su ideología política.
A partir de allí podría entenderse por qué la demora en los anuncios sobre las medidas económicas preparadas.
En ese escenario se demora el plan económico y avanza el acuerdo político; mientras la gente respira un aire más puro, menos contaminado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora