El Parlamento de Cataluña aprobó ayer una resolución sin precedentes declarando el lanzamiento de un proceso de secesión de España con el objetivo de proclamar una república independiente a más tardar en 2017. La respuesta de Madrid fue inmediata. En una hora, el jefe del Gobierno español Mariano Rajoy compareció públicamente y anunció un recurso ante el Tribunal Constitucional para invalidar el texto y la convocatoria de un consejo de ministro extraordinario el miércoles. Estos objetivos se reflejan en la resolución aprobada con el apoyo de 72 diputados de los 135 del parlamento regional: iniciar el proceso de creación del Estado catalán que no se supeditará a las decisiones del Estado español.
"Con este texto damos inicio a un nuevo Estado", aseguró el diputado Raúl Romeva, de la transversal coalición independentista Juntos por el Sí, del presidente en funciones Artur Mas.

"El desafío más grande"

Tras las elecciones regionales del 27 de septiembre obtuvieron 62 diputados que, junto a los 10 escaños obtenidos por los independentistas de extrema izquierda de la CUP, les sirvieron para aprobar este "acto de ruptura", en palabras de la diputada de la CUP Anna Gabriel. La resolución incluye también un llamamiento a renegociar la abultada deuda de la administración pública y a iniciar inmediatamente la construcción de una administración tributaria independiente. "Es el desafío más grande que hemos tenido en la democracia en los últimos 30 años", aseguró la líder de la oposición, Inés Arrimadas, del partido centroliberal Ciudadanos. "Esto tiene tan poco sentido que no han sido capaces de convencer a una mayoría de catalanes", añadió.
La negativa llevó al gobierno de Mas a impulsar el 9 de noviembre de 2014, hace un año, una consulta simbólica en la que 1,9 millones de personas se posicionaron por la independencia a pesar de que la votación fue prohibida por el Tribunal Constitucional.
Esta desobediencia al alto tribunal se avecina habitual durante este proceso, que debería culminar en 2017 con un referéndum para aprobar la Constitución del nuevo país.
"La resolución se aplicará independientemente de lo que diga el Tribunal Constitucional", afirmó el diputado independentista Pere Aragonés.
La aprobación para la independencia dejó una puerta abierta para un gran debate, porque la región sigue sin gobierno por el rechazo de la CUP a apoyar como presidente al liberal Artur Mas. Si no hay acuerdo antes del 9 de enero, deberán convocarse unas nuevas elecciones y la secesión podría quedarse en mero proyecto.
Rajoy presentó un recurso
El jefe del Gobierno español Mariano Rajoy presentó ayer un recurso ante el Tribunal Constitucional para invalidar la resolución aprobada ayer por el parlamento regional de Cataluña declarando el lanzamiento de un proceso de secesión.
"Solicitaré la inmediata suspensión de esta iniciativa y de todos sus efectos", aseguró Rajoy en una comparecencia televisiva poco después de que las fuerzas independentistas catalanas aprobaran la resolución donde declaran "el inicio del proceso de creación del Estado catalán".
"El recurso se interpondrá mañana después de una reunión extraordinaria del consejo de ministros", dijo Mariano Rajoy.
El 48% de los sufragios
Los independentistas solo obtuvieron un 48% de los sufragios de las elecciones, presentadas como un plebiscito sobre la secesión ante la oposición del gobierno español de Mariano Rajoy a conceder un referéndum en esta región mediterránea, al norte de España.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


clon clon
clon clon · Hace 12 meses

EH MANUEEEEE!!!!! QUE TE PAREZE ZI ARENGAMOS A LOS ZALTEÑOS PARA QUE ZE INDEPENDIZEN DEL REZTO????

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 12 meses

El que tu feixos és una mala imitació d'un andalús. Després de segles de dominació castellana es respira una mica de llibertat. Visca Catalunya. Terra lliure !


Se está leyendo ahora