El partido de La Matanza, la quinta provincia

Carlos Vernazza

02-10-2012 -

Cuando la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, indignada por las preguntas de los alumnos durante su exposición en la Universidad de Harvard pronunció la polémica frase “Chicos, estamos en Harvard, por favor, esas cosas son para La Matanza”, puso en el tapete, quizás sin querer, al partido más grande de la provincia de Buenos Aires.

La Matanza siempre fue un motivo de análisis para políticos y estudiosos sobre la realidad argentina. Con 1.775.000 habitantes -600.000 más que Salta-, es el más poblado de los diecinueve partidos que rodean la Capital Federal, denominado conurbano.

Se la llama la “quinta provincia” porque, además de Buenos Aires, solamente la superan en población Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Es más, basándonos en los dos últimos censos, creció un 42%, mientras que el conjunto del país alcanzó un 8,5%.

Crecimiento vertiginoso

La Matanza, a lo largo de los años, tuvo un crecimiento vertiginoso como pocos. En el censo de 1914 esta región de Buenos Aires tenía tan solo 18.000 habitantes. Casi un siglo después, multiplicó esta cifra por cien.

Tiene una superficie de apenas 325 kilómetros y una densidad comparable a la del sudeste asiático: 5.440 personas por kilómetro cuadrado. En comparación con el resto del país, podemos mencionar que Santa Cruz tiene 0,8 por km2, La Pampa 2,1 y que Salta no llega a 8. Las más pobladas en relación a su superficie son Misiones, con 33; y Tucumán con 60 habitantes por kilómetro cuadrado.

¿Por qué “La Matanza”?

La Matanza comprende a varias ciudades, con municipio propio, como Ramos Mejía, Laferrere, Rafael Castillo, La Tablada, Tapiales, González Catán, Aldo Bonzi y Ciudad Evita. Es una gran zona industrial, con empresas de primer nivel como Mercedes Benz, situada sobre la ruta 3 que une Buenos Aires con Ushuaia.

Existen distintas versiones sobre el origen de su nombre: Algunos dicen que proviene de la matanza realizada por Pedro de Mendoza en el encuentro con los indígenas; o que fue por la matanza llevada a cabo por Juan de Garay como escarmiento contra los indígenas entre 1580 y 1583; otra interpretación dice que es debido a la matanza del ganado en la zona, y también que el nombre es un homenaje a Garay porque allí fue donde lo asesinaron.

La Matanza fue escenario de significativas luchas civiles entre unitarios y federales, entre ellos, Juan Manuel de Rosas y Juan Galo Lavalle. Tras la batalla, el partido cobijó a ambos líderes. Rosas acampó en su Estancia San Martín, hoy Museo Histórico Municipal, y Lavalle en la Chacra de Los Tapiales de Altolaguirre, propiedad de la familia Ramos Mejía.

Importancia política

Como ya dijimos, La Matanza, con sus casi 1.800.000 habitantes, tiene una enorme importancia a la hora de la definición de una elección. Esto lleva a que la mayoría de los políticos con ambiciones apunten a hacer pie en su territorio. Por eso fue clave en 2003 el apoyo que Alberto Balestrini, por entonces intendente del partido, le dio al candidato Néstor Kirchner. Allí también Cristina Kirchner se hizo fuerte en las primarias: sacó el 65% de los votos, un porcentaje superior al promedio nacional y provincial.

La conquista de este bastión, históricamente peronista, equivaldría por su población a ganar en cinco provincias juntas como Tierra del Fuego, Santa Cruz, La Pampa, La Rioja y Catamarca. Hay más: si La Matanza fuese una provincia, le corresponderían 11 bancas en las Cámara baja.

Harvard vs. La Matanza

Nuestro país tiene 110 universidades. Cuarenta y cinco de ellas son estatales y el resto son privadas. En las públicas estudian 1.300.000 personas y en las pagas lo hacen apenas 215.000. La casa de altos estudios más importante de la Argentina es la Universidad de Buenos Aires, que en este momento tiene 310.000 alumnos. Allí estudiaron tres premios Nobel en Ciencias, Luis Federico Leloir, Bernardo Houssay y Cesar Milstein.

La Universidad de La Matanza, por su parte, fue fundada en 1989. Está situada en San Justo, capital del partido, en una zona de clase media-

baja y baja, ocupando un predio de cuarenta hectáreas. Su lema es “camino a la excelencia”. Tiene una gran biblioteca llamada Leopoldo Marechal y hasta una radio propia. Alberga a 34.000 alumnos y otorga quince títulos de grado, además de maestrías y especializaciones. El ochenta por ciento de sus docentes son interinos y, al igual que en otras academias estatales, la mitad de los estudiantes que ingresan abandonan al concluir el primer año.

El rector de la Universidad de La Matanza, Daniel Martínez, orgulloso de la institución que dirige, dijo que estaba “muy dolido” por lo dichos de la mandataria en su alocución en Harvard. “Creo que fue una frase desafortunada. No le encuentro otra explicación”, se lamentó.

También algunos dirigentes de la oposición se manifestaron al respecto. Hasta aseguraron que presentarán una denuncia contra la presidenta ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), a raíz de sus declaraciones en la universidad estadounidense, calificada como la mejor del mundo.

La mandataria finalmente intentó poner paños fríos y minimizar el desliz. Pero el debate sigue abierto. Lo que si está claro es que La Matanza tiene otra vez repercusión nacional. Por algo es “la quinta provincia”...

 

 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia