Decepcionados, desengañados, desalentados, destrozados, desolados, indignados, hartos, desesperanzados, llámelo como Ud. quiera, pero ¡anótelo! será el nombre del gran partido político del futuro argentino.
Así como los "Indignados" españoles, la "Nuit debout" francesa, los "Precari e indignati" de Italia, los "Ciudadanos furiosos" alemanes (wütburger), la "Generación en apuros" de Portugal, los griegos de "Plaza Sintagma", los "YoSoy132" de México, los primaverales árabes, los "Ocuppy de Wall Street" y otros, vienen demostrando su crispación ante un sistema que no los contiene, en Argentina tenemos el caldo de cultivo ideal para la formación de una algarada de indignados.
Estos movimientos se inspiraron en un libro escrito por Stéphane Hessel, en 2010, ¡Indignaos! (Indignez-vous! en el original en francés). Allí decía "Convoquemos una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no propongan como horizonte para nuestra juventud otras cosas que no sean el consumo en masa, el desprecio hacia los más débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competencia desatinada de todos contra todos. A todas las personas que construirán el siglo XXI, les decimos con afecto: crear es resistir; resistir es crear." En la misma línea está el mensaje del Papa Francisco cuando "Estoy convencido de que nuestra Patria necesita hacer viva la profecía de Joel (cf. Jl 4, 1). Sólo si nuestros abuelos se animan a soñar y nuestros jóvenes a profetizar cosas grandes, la Patria podrá ser libre". No estoy muy seguro si la profecía de Joel es tan optimista porque augura para la tierra: "sangre y fuego y vapor de humo; el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre".
Me postulo como el afiliado número uno del "Partido de los corazones destrozados"; apúrese porque creo que muy pronto no van a quedar vacantes. Vamos a abrir un registro con dos categorías: los desilusionados y los desesperanzados. Los primeros arrastran sus cuitas desde el pasado y allí se enrolan los millones que confiaron en la "Revolución Nacional y Popular" de la década ganada. Los segundos, que votaron por un cambio, temen quedarse sin esperanza alguna ante incipientes alarmas de corrupción y de ineficiencia. Aunque este último sector no abrió su inscripción (esperando que se consuma el último gramo de ilusión), se está difundiendo una propuesta para que en los pasos fronterizos argentinos se ponga el mismo aviso que imaginaba Dante en su divina Comedia, en la puerta del infierno: "Lasciate ogni speranza, voi ch entrate", o "Abandonad toda esperanza, aquellos que entréis aquí".
Los que han perdido toda esperanza también pueden practicar la "Gran Boudou": transitar desde la coqueta UCedé (con próceres como María Julia) para terminar en el movimiento villero de MILES (con el glamour de un D'Elia).
Que pasó en la semana ¿eh?
Lo más importante, sin duda, es que cumplimos 200 años. Pero no parece. El comportamiento de los argentinos se parece más al de un imberbe adolescente que al de un sabio bicentenario. La celebración fue discreta pero los funcionarios del Gobierno dispusieron desfiles en todo el país. Durante la semana, los jueces de Comodoro Py también se adhirieron con constantes desfiles de exfuncionarios y allegados, por sus despachos. La única que no adhirió al desfile fue Hebe de Bonafini, que no concurrió a la citación judicial, como había anticipado. Tenía una sólida razón: "Porque se me canta".
El Juez Casanello se dejó la barba, se comenta que es porque pronto tendrá que ponerla en remojo. Como decía Bertold Brecht "Muchos jueces son absolutamente incorruptibles: nadie puede inducirles a hacer justicia". Es raro, pero los medios no han recordado que la jueza María Romilda Servini de Cubría (causas AFA, Triple Crimen, etc.), es aquella famosa jueza "Barubudubudia", que quiso censurar a Tato Bores.
Es hora que nuestros lectores comiencen a aplicar un poco de eutrapelia en sus vidas de jolgorio (dicho esto sin el menor ludibrio).
¡El tarifazo! ¿Quién lo asesora a Macri? ¿La Cámpora? Una burrada por donde se lo mire. Desde el punto de vista jurídico se trata de un imperdonable desconocimiento de las normas que regulan los aumentos de tarifa. Desde el punto de vista político es un suicidio por demostrar insensibilidad hacia quienes sufrieron los inauditos incrementos. Desde el punto de vista económico, además del daño para el ciudadano de a pie, provoca una grave crisis en el sector de pyme. Además, ¿se fijó que este gas no calienta como antes? Calentura sí, por el valor, calor no. En este descalabro, al ministro Aranguren no se le mueve un músculo facial. Igual que la macrista Laura Alonso, quien con su clara militancia no puede estar al frente nada menos que de la Oficina Anticorrupción. ¿Qué diferencia ética puede plantearse con algunos funcionarios durante el kirchnerismo como Gils Carbó o Echegaray?
¿Ud. conoce los programas "Voces del sur", "Todos en cuero" o a los notables periodistas Carlos Barragán, Roberto Caballero, Edgardo Mocca, Mariana Moyano o Hernán Brienza? Debería conocerlos, pues Ud. les estuvo pagando honorarios durante varios años y ahora tendrá que indemnizarlos por su participación en la TV Pública (6, 7 y 8) con indemnizaciones cercanas a los 30 millones de pesos. Al último de los nombrados quizá lo recuerde, porque fue al único que en doce años Cristina Kirchner le concedió una entrevista personal. Cristina Elisabet tuvo su segundo retorno (bueno, sin contar los provenientes de la obra pública), con pena y sin gloria. El Gobierno confirmó que la noble viuda cobra doble pensión vitalicia: $332.077 por mes. Cristina casi sufre un síncope: por error o (por maldad) le depositaron la jubilación de un maestro.
CEFK le dijo a Stolbizer que no sea-burra, en realidad la diputada no se aburre está muy entretenida meta denuncias, nomás.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 4 meses

Excelente. El humor es un buen remedio, para poder mirar la realidad. Gracias, Dr. Bühler.


Se está leyendo ahora