El huracán Matthew continuaba su peligroso trayecto en paralelo a la costa este de Estados Unidos, donde cinco personas murieron, amenazando con provocar graves inundaciones en las próximas horas.
Matthew dejó escenas de desolación y muerte a su paso por el Caribe, causando la muerte de más de 800 personas en Haití, además de cuantiosos daños en viviendas y en campos de cultivo.
Por el contrario, su impacto sobre el estado de Florida, en los Estados Unidos, ha sido hasta el momento menos violento que lo esperado debido a que el ojo del huracán no ha tocado tierra. Por el contrario, su impacto sobre el estado de Florida, en los Estados Unidos, ha sido hasta el momento menos violento que lo esperado debido a que el ojo del huracán no ha tocado tierra.
Hoy por la mañana, Matthew estaba cerca de la costa de Carolina del Sur (Charleston) y de Georgia (Savannah). El huracán bajó a la categoría 2 en la escala Saffir Simpson de un máximo de 5, con vientos de hasta 165 km/h. "Hay riego de inundaciones mortales a lo largo de la costa de Georgia, de la costa de Carolina del Sur y de la de Carolina del Norte", advirtió según el Centro Nacional de Huracanes (NHC).
El presidente estadounidense, Barack Obama, advirtió que Matthew "todavía es realmente un huracán peligroso. Creo que la mayor preocupación en este punto no es solamente la fuerza de los vientos del huracán, sino el crecimiento de las aguas costeras", dijo Obama en la Casa Blanca.
El gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió a través de un mensaje en Twitter que "las inundaciones continúan en el noreste de Florida. Permanezcan en el interior de sus hogares".
FLORIDA1.jpg
Durante la jornada, lo peor de la tormenta pasó frente a Cabo Cañaveral, donde la Nasa tiene su centro de lanzamiento de cohetes, y dejó "daños limitados en el tejado de las instalaciones del KSC (el Centro Espacial Kennedy)", dijo la institución en su página web.
En su pasaje por Florida, Matthew ha dejado cinco muertos. Una mujer murió al ser aplastada por la caída de un árbol en el condado de Volusia, y en el condado de Putnam falleció otra mujer en circunstancias similares cuando un árbol cayó sobre la caravana donde se había refugiado de la tormenta.
Otra víctima perdió la vida por una crisis cardíaca y una pareja sucumbió a las emanaciones de monóxido de carbono procedentes de un generador en su garaje.
Los cortes de energía eléctrica son una de las consecuencias del mal tiempo reinante, con un 11% de los consumidores de la red eléctrica de Florida afectados, o sea más de 1,1 millón de personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora