La imagen recorrió el mundo durante el 2015: Murtaza Ahmadi, un niño afgano, fue retratado usando una bolsa de nylon con los colores de la camiseta argentina y la 10 en la espalda con el apellido Messi y esa foto se viralizó rápidamente y en forma masiva. A partir de conocerse esa historia, el entorno de Messi intentó contactarse de alguna forma con ese chico. Incluso, en el camino, surgió un falso Murtaza, otro nene que no era el verdadero. Luego de dar con el niño real, allegados al futbolista argentina le enviaron dos camisetas de regalo: una de Argentina y otra del Barcelona.
Pero faltaba un capítulo más para cerrar esta historia: el encuentro entre los dos protagonistas. Y el cruce se produjo este martes en Qatar, donde se encuentra el plantel del Barsa para disputar un amistoso ante el Al Ahli. Por intermedio de Messi, la dirigencia del club catalán se contactó con los directivos de la Federación Afgana de Fútbol para tratar de dar con el paradero de Murtaza. Finalmente lo encontraron y lo llevaron a Qatar, donde el nene cumplió el sueño de conocer a Leo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...