La fractura del bloque del Frente para la Victoria parece el preludio del declive final del kirchnerismo. Fuera del poder, al convertirse en segunda minoría y sin posibilidad de sumar aliados, como ocurría hasta el 10 de diciembre, el cristinismo carecerá de peso, no podrá influir en la conformación de comisiones y su poder de obstrucción quedará debilitado. Además, entre los 80 legisladores que le quedan, la posibilidad de una migración está próxima.
Si bien la figura visible de la crisis fue el sciolista y ex director de la Ansés Diego Bossio, el justicialismo en general parece haber tomado distancia definitiva con la ex presidenta y La Cámpora.
La ruptura fue liderada por los gobernadores Carlos Verna (La Pampa), Domingo Peppo (Chaco), Sergio Casas (La Rioja) y Juan Manuel Urtubey (Salta); los sindicalistas Ricardo Pignanelli (Smata), Sergio Sassia (Unión Ferroviaria), Norberto Di Próspero (Asociación de Personal Legislativo) Omar Viviani y Raúl Olivares (taxistas). Los gobernadores Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán) y Hugo Passalacqua (Misiones) prefirieron esperar y tomarse tiempo para negociar con el presidente Mauricio Macri las nuevas reglas de juego.
Detrás de esta fractura asoma también la ausencia de un liderazgo claro.
El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, exhibe su triunfo de 2013, que anuló la posibilidad de reelección de Cristina, y sus más de cinco millones de votos de octubre pasado. Macri lo mencionó en Davos como el futuro líder de la oposición, pero el propio Massa nominó a José Manuel de la Sota. Las nominaciones de kirchneristas notorios como Guillermo Moreno o la misma Cristina parecen más bien globos de ensayo. Más consenso tiene la figura serena del sanjuanino José Luis Gioja, actualmente diputado nacional. Daniel Scioli carga con el la vieja maldición del PJ: el peronismo perdona todo, menos la derrota. Juan Manuel Urtubey, autopostulado en diciembre pasado, parece haber declinado sus aspiraciones. Ayer, el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy, aseguró ayer en una entrevista con el periodista Jorge Calvo que el gobernador salteño le dijo que ya no tiene interés en presidir el PJ.
"El -Urtubey- debe ser el futuro presidente de la Nación", dijo Godoy.El tema, sin embargo, pasa ahora por otra parte.

Carnaval en Jujuy
Este fin de semana Macri y Massa se mostrarán juntos el desentierro del carnaval, en Purmamarca. Para ambos, Jujuy es una fortaleza. Massa fue el candidato más votado en esa provincia ultraperonista. Macri logró poner un radical que le responde en la gobernación, Gerardo Morales. Ambos, además, son las figuras ya posicionadas en la competencia por el liderazgo.
Urtubey se sumará a ellos el sábado, para la foto.
Más allá de su sobreactuada proyección nacional, que según Godoy y Pablo Kosiner es "un crecimiento", Urtubey sigue generando dudas. Una de ellas consiste en saber qué gana Salta con su rol de "el más peronista de los macristas".
La otra surge de la evaluación de las encuestas. Una de ellas, encargada por el massismo hace pocas semanas, indica que la figura de Juan Manuel Urtubey no logra remontar fuera de los límites de Salta. Más bien, aparece muy por detrás de Massa, De la Sota, Gioja y Scioli.
A esas dudas se suma otra que es histórica. La sucesión de lealtades es muy común en el peronismo, pero suele generar más debilidades que fortalezas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

A una semana de las elecciones legislativas, ¿ya tenés decidido tu voto?

Si, estoy seguro
Si, pero tengo dudas
No se a quién votar
ver resultados

Importante ahora

cargando...