Música cuidadosamente elegida, la mejor tecnología en la iluminación, un escenario natural de enorme belleza, pero sobre todo la energía de más de 250 personas, conforman un ambiente impactante en el pesebre viviente de Vaqueros, que hará mañana y el viernes sus dos últimas funciones.
Este año, el tradicional pesebre vaquereño tiene un ingrediente especial: cumple 50 años ininterrumpidos de presentaciones. Y suma a su trayectoria cuatro generaciones, ya que hay abuelos de 80 años que fueron los actores de entonces y hoy siguen participando junto a sus bisnietos.
Como desde el principio, la cancha del colegio San Cayetano es el espacio donde se desarrolla la puesta en escena que se inicia con la creación y Adán y Eva, para continuar con los profetas a quienes Dios les marcó el camino y el éxodo. Continúa con la anunciación y el nacimiento de Jesús en Belén, momento en el que el ballet folclórico vaquereño Inti Llajca realiza una interpretación de la adoración. Continúa con la visita de los Reyes Magos y la huida de la Sagrada Familia a Egipto, para culminar con el relato de las bienaventuranzas de Cristo.
"Hay gente que sigue siendo parte de este pesebre desde que eran niños y hoy ya son abuelos y hasta bisabuelos. La gente de nuestro pueblo lo tiene totalmente incorporado, a tal punto que, cada noche, se suman en el rol de pastores, especialmente madres y niños y llegamos a tener 300 personas en escena", le explica a El Tribuno, el profesor Daniel López.
Totalmente gratuito
Y deja muy claro que, como les señaló un sacerdote hace 50 años, "siempre será gratuito. ""Ésta es una manifestación de amor y fe, no un espectáculo para recaudar fondos. Sin embargo, la multitud que se reúne cada noche de función, colabora como puede para ayudar a cubrir gastos", agrega López. A la vez, remarca que esto se lleva adelante con el apoyo de la Vicaría San Cayetano y el aporte incondicional de la Municipalidad, cuyos empleados del área de servicios se ocupa del aspecto eléctrico para garantizar el mejor sonido e iluminación, mantenimiento de equipos, decorado del predio y limpieza general.
"El lugar es espectacular en sí mismo, con el cerro y arboleda de fondo. El pesebre se inició en el comedor parroquial y fue creciendo con los años, pero la fuerza que le pone cada persona y el apoyo logístico municipal hacen de nuestro pesebre una de las más lindas tradiciones. Trabajamos juntos y hacerlo vale la pena", señala López quien destaca a otro de los impulsores, José Mangogna, y agradece a todos los que suman su granito de arena. Finalmente recordó que las funciones comienzan a las 21.30.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia