Campo Quijano, conocida por los salteños como el "Portal de los Andes", se encuentra a unos 30 kilómetros al oeste de la ciudad de Salta. Parte del Valle de Lerma, la localidad es uno de los pocos poblados que se ubica al pie de la Precordillera. Siguiendo la ruta 51, desde la ciudad de Salta, el paso hacia Quijano muestra una serie de parajes en los que se pueden disfrutar de las bellezas del Valle de Lerma.
A solo 18 kilómetros de la ciudad de Salta, sobre la ruta 51, a mano derecha, se puede ver el ingreso a La Silleta.
Las calles de este poblado tranquilo llevan al pasado. El centro, ubicado a las orillas de la gran plaza, frente a la parroquia, ofrece un espacio ideal para disfrutar de caminatas y juegos para los más chicos. En cuanto a gastronomía, La Silleta cuenta con las mejoras empanaderas de Salta.
Volviendo a la ruta 51 y camino a Quijano se llega al espejo de agua Las Lomitas. Si bien el espacio se encuentra abandonado y no cuenta con servicios, es ideal para quienes disfrutan del turismo de aventura. El espacio es ideal para las caminatas libres, con un verde valle a las orillas del embalse.
Siguiendo el camino al Portal de los Andes, la Precordillera se hace sentir con suaves ráfagas de viento frío.
Al llegar al pueblo de Campo Quijano, los visitantes se encuentran con amplias veredas, y un par de cuadras antes de llegar a la plaza, sobre mano derecha, se puede ver la parroquia Santiago Apóstol, donde hay en exposición un parque temático permanente con figuras de tamaño natural en adhesión al centenario de la coronación de las Sagradas imágenes del Señor y la Virgen del Milagro. Las visitas se reciben de 7 a 21.30.
Todos fines de semana Quijano ofrece además una feria artesanal con venta de comidas regionales en la plaza Martín Fierro, de 10 a 20. En la feria se pueden encontrar trabajos en hierro, cardón, madera, ropa y artesanías de lana, comidas y dulces regionales.
Este poblado es bordeado por el recorrido del Tren a las Nubes, y fue base de los trabajadores que levantaron esta gran obra en las alturas de la Puna. Es por eso que cerca de los rieles del tren que atraviesa el pueblo se ubica una antigua locomotora, un monumento que honra la memoria del ingeniero Maury, quien dirigió el tendido ferroviario del famoso Tren a las Nubes.
Siguiendo la ruta que atraviesa el pueblo y sube el cerro se ubica la Villa Río Blanco, donde se levanta una pequeña capilla que data de 1914. El pequeño templo abre sus puertas los sábados y domingos y es propiedad privada.
Frente a Río Blanco, la ruta sube el cerro y muestra el encanto del valle. Es un camino para transitar con cuidado, disfrutando del bello paisaje.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Jose Mauricio Mendez LLoriaan

queda a 30 km o 18 km de la cuidad, no entendí bien??

Se está leyendo ahora