Mañana, a las 19, en la Biblioteca Provincial Dr. Victorino de la Plaza (Sarmiento y Belgrano) se presentará el libro "Post parto. Claves para vivir la maternidad con goce, conocimiento y plenitud", de Silvia Solá (38), puericultora, doula y estudiante de Medicina con residencia en Buenos Aires.
Además hoy, a las 17.30, en el salón auditorio del Hospital Público Materno Infantil la especialista dará una charla gratuita para embarazadas y madres recientes. El encuentro fue organizado por la revista Salta Bebé y acompaña la actividad la Sociedad Argentina de Pediatría filial Salta.
En una charla telefónica con El Tribuno Silvia Solá comentó que con tantos ríos de tinta circulando sobre el posparto su propósito fue escribir un libro con contenidos de fácil acceso para que las madres pudiesen consultar en sus hogares.
"Post parto" incluye consejos e información sobre los ejercicios, la recuperación, la dieta, los cuidados y las emociones del puerperio. También acerca de la lactancia, los cuidados del bebé, el regreso de la madre a sus actividades, la organización del sueño familiar y el destete. Luego del alumbramiento la mujer se halla en un momento muy delicado en el que su cuerpo está débil y su sensibilidad exacerbada, un periodo en el que el bebé constituye su mundo, un mundo que, a su vez, se ha puesto patas arriba. Tal vez por ello bajo la óptica social resulta atractivo hablar de la embarazada, pero de la madre que ya tuvo a su bebé no. Solá admitió que es un tema controvertido.
"Hay divergencias porque todos creen que hay una sola verdad, y ahí está el problema. En cambio cuando podemos sentarnos en una mesa y hacer un intercambio amigable, podemos enriquecernos con el intercambio nutritivo y no con la crítica o el enjuiciamiento", destacó. Añadió que a pesar de que la aprobación de la Ley de Parto Humanizado Nº 25.929 y su reglamentación echaron luz también sobre el posparto, aún es grande la falta de comprensión hacia el puerperio.
“Post parto. Claves para vivir la maternidad con goce, conocimiento y plenitud”, de Silvia Solá, se presentará mañana, a las 19, en la Biblioteca Provincial Dr. Victorino de la Plaza (intersección de Sarmiento y Belgrano).
"Trabajo mucho con madres y sus bebés y a ellas les gusta hacer actividades donde haya otras mujeres en iguales circunstancias porque se sienten alejadas de la sociedad. De pronto ni las calles, ni los medios de transporte, ni los restaurantes están listos para ellas. A veces hay una madre con un bebé llorando y la gente la mira mal, en vez de decirle "¿Cómo te ayudo?'' o ¿Querés que te lo tenga?'' algo para darle un respiro a la madre que no puede cambiar al bebé porque tiene otra preocupación en mente, y ese es el lugar de hospitalidad al que apunta el libro", señaló. Pero advirtió que persisten actitudes y pensamientos tan naturalizados en la sociedad que a veces surgen, incluso, desde las propias mujeres. Por ejemplo, la desconfianza en la licencia por maternidad, que en algunos espacios laborales no se respeta o se mira con desconfianza. "Son vistas como vacaciones o un tiempo en el que la mujer no hace nada, sin entender que hace por el solo hecho de ser madre", expresó. Puntualizó, además, que el reto de la sociedad es acompañar a una mujer que asumió una diversidad de actividades.
silvia sola post parto posparto.jpg
Silvia Solá carga un bebé.
Silvia Solá carga un bebé.
"Naturalmente la actividad de la mujer es cuidar del hogar, de la familia, pero tiene derecho también a desarrollarse en una actividad aunque no haya mucho espacio para esto", definió.
Luego destacó que los principales miedos de la mujer que atraviesa el puerperio se relacionan con el juzgamiento que hacen los demás respecto de su quehacer con el niño.
"Los miedos no son propios. No se trata de si voy a poder cuidar de este bebé, si voy a poder alimentarlo, si no si va a estar bien cómo lo hago, en lo que la gente va a pensar incluso en torno de la lactancia porque enseguida empiezan a pensar: "No digo nada porque acá está vedado, en este ámbito no me dejan...''. Creo que la madre tiene más miedo de lo que opinan los demás que a lo que realmente le desafía el planteo de tener un hijo", evaluó. Por último se refirió a la presión del entorno por la recuperación de una figura que muchas veces demanda más de un año o no retorna. "La realidad es que la recuperación del cuerpo desde lo físico, lo fisiológico y lo estético impacta en la emoción de la madre. Pero su bienestar no es visto como una necesidad, sino como una imposición social; aunque, a la vez, es visto como un lujo: "Mirá tiene un bebé de un mes y medio y va al gimnasio'', y es porque alguien le está diciendo que se ponga en forma para vestir el uniforme y volver a trabajar", dijo.

El papel del entorno de la madre en el puerperio

Cuando nace un bebé los cambios emocionales de una madre son abruptos, abismales y permanentes. Por ello la contención del entorno es fundamental. Sin embargo, Silvia Solá advirtió que la imagen del padre está desdibujada durante el puerperio. “El padre es un actor más en la sociedad y es tan necesario como la madre, solo que la intervención es gradual y la de la madre es inminente desde la gestación. Si el padre no se involucra el niño crece sin una imagen masculina y no solo el padre, el tío, el padrino o el abuelo”, expresó, dando cuenta de la diversidad de armados familiares existente en la actualidad. También apuntó a que el padre cumple una función específica y gradual y que es necesario que la madre le dé ese espacio y no que lo obstaculice.
El libro “Post parto...” tal vez viene a llenar la función de la doula en el puerperio. Ese rol tan femenino que existió a través de la historia y que fue desempeñado por abuelas, ayas y madres con sus hijas parturientas durante el trabajo de parto. “Cuando esto se fue institucionalizando y las mujeres estuvieron más aisladas en una sala de parto, empezó a limitarse también el paso de estas acompañantes naturales. Esto generó situaciones que desembocaron en lo poco espontáneo y natural del trabajo del parto de hoy. La doula viene a cubrir ese vacío y a tener más peso por un cambio de mentalidad, de ideología social”, dijo. Así también desde el ámbito de la Salud se fueron cambiando los hábitos en el acompañamiento de la mujer durante el parto y la recuperación. El trabajo de la doula entonces es acompañar a la mujer y brindarle la confianza para que se entregue a la experiencia de la maternidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora