El presidente de Colombia Juan Manuel Santos fue galardonado ayer con el Nobel de la Paz por encaminar un acuerdo de paz histórico firmado por la guerrilla marxista de las FARC, premio que dedicó al pueblo colombiano "que tanto ha sufrido".
"Esperamos que esto aliente todas las buenas iniciativas y a todos los actores que podrían tener un papel decisivo en el proceso de paz y aportará finalmente la paz a Colombia después de décadas de guerra", declaró la presidenta del Comité Nobel noruego, Kaci Kullmann Five. Sin embargo, nada explicó sobre las razones acerca de por qué solo Santos recibió el premio por un proceso de paz en el que la guerrilla también participó. "Solo nos referimos a los ganadores, nunca hacemos comentarios sobre otros candidatos o posibilidades", dijo.
Tras el anuncio, el mandatario, de 65 años, dijo que dedicaba el prestigioso galardón al pueblo colombiano. "Recibo este premio en su nombre: el pueblo colombiano que tanto ha sufrido por esta guerra", afirmó en una entrevista a la Fundación Nobel, añadiendo que "estamos muy, muy cerca de alcanzar la paz".
Antiguos halcones convertidos en palomas, Santos y el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias Timochenko, firmaron el 26 de septiembre un acuerdo histórico para poner fin a un conflicto de más de medio siglo.
Contra todo pronóstico, el pueblo colombiano rechazó el acuerdo en un plebiscito el domingo reclamando, entre otras medidas, que los guerrilleros desmovilizados no puedan participar en la vida política y que vayan a la cárcel.
Por su parte, Timochenko declaró tras el anuncio que la guerrilla solo anhela un "único premio, el de paz con justicia social y sin paramilitarismo para Colombia", a través de su cuenta de Twitter, desde La Habana, sede de las negociaciones de paz.
“Las FARC también merecían recibir el premio Nobel de la Paz junto con el presidente Santos”, dijo Ingrid Betancourt
Álvaro Uribe, expresidente colombiano y gran triunfador del plebiscito del domingo, felicitó a su sucesor y adversario y le deseó "que conduzca a cambiar acuerdos dañinos para la democracia".

Un gran espaldarazo

Según el texto del Comité Nobel, "existe un peligro real de que el proceso de paz se interrumpa y de que la guerra civil se reanude", lo que hace "todavía más urgente el respeto del alto el fuego por las partes, encabezadas por el presidente Santos y el jefe de la guerrilla de las FARC Rodrigo Londoño".
El fracaso del referéndum obligó a Bogotá y a la guerrilla a reanudar sus negociaciones, a las que el comité Nobel da un espaldarazo con el peso simbólico del premio.
"El hecho de que una mayoría de votantes dijera no al acuerdo de paz no significa necesariamente que el proceso de paz esté muerto", argumentó el comité. "El referéndum no era una votación a favor o en contra de la paz", agregó. Santos reiteró en la entrevista que el premio "será un gran incentivo para llegar al final y empezar la construcción de la paz en Colombia".
Para el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, este premio llega en "un momento crucial" y "trae esperanza y aliento necesarios a la población colombiana".
El premio consiste en una medalla de oro, un diploma y un cheque de unos 950.00 dólares.
El galardón será entregado en Oslo el 10 de diciembre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora