"Dije al líder del Partido Independiente que si los parlamentarios de su formación creen que ya no pueden apoyar al gobierno en las labores conjuntas, disolvería el parlamento y convocaría elecciones generales", escribió el primer ministro Sigmundur David Gunnlaugsson en su página de Facebook.
El pedido del premier fue rechazado por el presidente de Islandia, Olafur Ragnar Grimsson, quien indicó en una conferencia de prensa, que quería consultar con otros dirigentes partidarios antes de tomar una decisión definitiva.
Según los documentos divulgados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), Gunnlaugsson poseía, hasta finales de 2009, el 50% de una empresa creada por su esposa en las Islas Vírgenes Británicas en 2007 para gestionar su fortuna.
Cuando fue elegido diputado por primera vez en abril de 2009, el dirigente político omitió esta participación en su declaración de patrimonio.
Pese al escándalo mundial, Gunnlaugsson descartó renunciar a su cargo. "No me planteo dimitir por eso, y no dimitiré", dijo a la cadena Stöd 2.
Cerca de 10.000 personas –un récord para el país– se reunieron el lunes frente al despacho del Primer Ministro para reclamar una respuesta a su vinculación con paraísos fiscales y exigir su salida del Ejecutivo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora