El cielo tronó. El viento, de unos 100 kilómetros de velocidad por hora, volteó árboles, postes y hasta una antena de una emisora radial cayó sobre un boliche en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán. No hubo heridos.
El 2017 ya tuvo su primer temporal, con fuertes secuelas en el norte de la provincia.
En la noche del 1 de enero y la madrugada de ayer llovieron entre 90 y 110 milímetros en distintas localidades del departamento de Orán. En Pichanal, literalmente se cayó el cielo. La ciudad quedó prácticamente a oscuras. En Aguas Blancas se cortó el suministro de agua y en San Ramón las calles estaban sembradas con ramas, troncos y cables.
El subsecretario de Defensa Civil de la Provincia, Ernesto Flores, describió a El Tribuno que en la ciudad de Orán cayeron árboles sobre tres autos y una casa. En estos incidentes tampoco hubo que lamentar pérdidas de vida ni heridos.
La tragedia más grave pudo haber sucedido en un boliche de allí. Cuando las personas se divertían se vino abajo una antena de una radio. "Pese a la intensidad del viento y los hechos ocurridos, nadie se vio afectado salvo el mal momento vivido y la preocupación de todos los presentes", informaron desde la empresa. "Se cumplieron con los protocolos de seguridad y una vez que el fenómeno había bajado su intensidad, bomberos y policía permitieron que el público pudiera retirarse del lugar", agregaron.
Según el relevamiento de la Policía, se registraron distintos tipos de daños edilicios en la escuela técnica de la localidad de Isla de Cañas, en las viviendas de la avenida Ferrocarril, y de la calle Belgrano y en una concesionaria oranense. También fueron afectados por caídas de árboles y postes locales comerciales de calle Lavalle y pasaje Zenta, Eges casi Lamadrid, Belgrano y 25 de Mayo.
Ayer, el intendente Marcelo Lara Gros, junto al jefe de Gabinete de la comuna, Juan Cruz Curá, y la secretaria de Abordaje Territorial, Ángela Tomei, supervisaron y evaluaron la situación de la ciudad.
Se dio intervención a las áreas de bomberos, emergencias, Policía y Gendarmería.
"Más allá del malestar que significa no tener luz, ya que el corte fue total entre las 2 y las 6 de esta mañana (por ayer), fue una medida que permitió prevenir males mayores por la cantidad de cables caídos", señaló Moreno.
Por otra parte, en la localidad anteña de Joaquín V. González, la Policía indicó que se asistió a cinco vecinos por voladuras de techos en viviendas de los barrios San Juan e Islas Malvinas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...