La novena edición del Rally Dakar en la región, que unirá Paraguay, Bolivia y Argentina y se largará el próximo 2 de enero en Asunción para terminar el 14 en Buenos Aires, será el "más extremo de su historia sudamericana", según anticiparon sus directores, el francés Etienne Lavigne y el catalán Marc Coma, durante la presentación oficial de la competencia en la que competirá por segundo año consecutivo el salteño Kevin Benavides.
La competencia, que cumplirá su 39 edición, unirá tres capitales (Asunción, La Paz y Buenos Aires), en un extenuante trazado de casi 9.000 kilómetros (4.000 de carrera pura), en el que los pilotos deberán sortear condiciones extremas, con temperaturas superiores a los 40 grados con alto porcentaje de humedad o bajo cero en Bolivia, y sobrellevarán más de 4.800 metros de altura durante seis días, entre las exigencias más salientes.
"El Dakar es un desafío mecánico, de resistencia que no dejará de sorprender a los competidores. Los tres países nos regalarán dificultades y momentos extremos", aseguró Lavigne, y recalcó que este será un rally "físico".
La nueva edición del Dakar será la primera en unir tres capitales, marcará el debut de dos de ellas, será la novena consecutiva en Argentina, único país que lo albergó todos los años desde su desembarco en Sudamérica tras dejar África, y marcará el ingreso de Chaco y Formosa, dos de las 13 provincias argentinas que cruzará la competencia.

Trasladará agua

La organización de la competencia avisó que trasladará a Bolivia su propia agua desde Argentina para abastecer a los competidores y los trabajos mecánicos ante la sequía y el déficit de lluvias que afecta a varias regiones de ese país y que ha provocado racionamientos en La Paz.
El anuncio lo hicieron horas atrás el ministro boliviano de Culturas y Turismo, Marko Machicao, y Marc Coma.
Según Machicao, la empresa organizadora de la competencia, Amaury Sports Organization (ASO), garantizará la provisión de agua "en cada uno de los campamentos y de las áreas" por donde pase la competencia en territorio boliviano.
El agua será llevada a Bolivia desde Argentina en camiones cisterna para garantizar la provisión del líquido, "ya sea para el consumo humano de los competidores, así como para los trabajos mecánicos que se tengan que hacer en los campamentos", señaló el ministro del país vecino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...