Han transcurrido más de tres meses desde la entrada en vigencia del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, y algunas sentencias ya han empezado a interpretar sus normas.
El tema que nos ocupa es el art. 765 del Nuevo Código Civil y Comercial, que establece que "Así por el acto por el que se ha constituido la obligación, se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar cantidades de cosas y el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal."
Nos referiremos a dos fallos que interpretan esta norma, los cuales establecen la obligatoriedad de pagar en dólares un contrato donde el deudor se obliga en pagar tal moneda extranjera, sin perjuicio de lo establecido por el art. 765 del código citado.
Ambos fallos corresponden a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Sala F. El primero de ellos ("F., M. R. C/ A., C. A. y otros s/ consignación" Expte. N§79776/2012 "L., T. y otros C/ F., M. R. s/ ejecución hipotecaria" (Expte. N§76280/2012) se trata de un juicio iniciado para pagar por consignación (mediante depósito judicial) una deuda de un mutuo con garantía hipotecaria, celebrado en 2012 y por el cual la actora recibió un préstamo en dólares y se obligaba a devolverlo en la misma moneda. El demandado pretendía pagar su deuda al valor de la cotización oficial del día anterior a la fecha de pago, pretensión rechazada por el Tribunal.
El segundo de estos fallos, en expediente caratulado "Expediente A., J. A. y ot. c/ P. M. S.A. s/ ejecución hipotecaria" R.7933/2015, confirmó la sentencia de primera instancia rechazando las excepciones interpuestas por el deudor de un mutuo hipotecario pactado en dólares- por el cual se ordenaba llevar adelante la ejecución de la deudora, quien recibió en préstamo dólares, y se obligaba a devolver tal suma en la misma moneda. Como se puede apreciar ambos casos tienen grandes similitudes que ameritan un somero análisis conjunto.
La Cámara estableció que el artículo 765 del Código Civil y Comercial no resulta ser de orden público, y por no resultar una norma imperativa no habría inconvenientes en que las partes en uso de la autonomía de la voluntad pacten, que el deudor debe entregar la cantidad correspondiente en la especie designada.
Por otro lado, el Tribunal indicó que "para que nazca la posibilidad de cumplir la prestación pactada por la vía del equivalente dinerario es preciso que se configure un supuesto de imposibilidad de cumplimiento de la obligación. Es decir que el deudor deberá demostrar que la prestación ha devenido física o jurídicamente imposible, esto es, que exista una imposibilidad sobrevenida, objetiva y absoluta".
En síntesis, en ambos fallos se señala que el art. 765 del Código Civil y Comercial no resulta ser de orden público y, por no resultar una norma imperativa, no habría inconvenientes en que las partes, en uso de la autonomía de la voluntad, pacten que el deudor deba entregar la cantidad correspondiente en la especie designada. Al respecto, se entiende que, al no ser obligatoria la norma, debe respetarse lo pactado por los contratantes de conformidad al principio de la voluntad de las partes, tal como fuera estipulado en el contrato. Además, en relación a la alegada imposibilidad de obtener moneda extranjera, afirma que existen otras operaciones de tipo cambiarias y bursátiles que habilitan a los particulares, a través de la adquisición de determinados bonos, que canjeados posibilitan el acceso a los dólares necesarios para cancelar la obligación asumida. Todo esto sin perjuicio de que la prestación haya devenido física o jurídicamente de imposible cumplimiento.
Tal como se puede apreciar, los jueces van abriendo camino en la interpretación de esta reciente normativa, que tanta polémica trajo.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora