Teniendo en cuenta que la gente no es muy afecta al blanqueo de cualquier tipo y siempre espera hasta último momento para definirse, la AFIP empezó a mandar sutiles señales, más similares a una presión, para aquellos que no adhieran. Recientemente lanzó una campaña publicitaria que más o menos dice: "Si tenés la plata afuera, no corras riesgo de perderla"; es decir está anticipando lo que puede suceder.
En sintonía, distintos funcionarios han pasado a la segunda fase del plan y más allá del poder de convencimiento que tengan las palabras, la herramienta que están utilizando es -quizás- mucho más eficaz: el miedo. ¿Miedo a qué? Básicamente a que aquellos que mantengan dinero en "negro" no tendrán donde esconderse. "El que no entre al blanqueo que se prepare para el peor escenario", dijo una fuente del Ejecutivo.
Chile con una medida similar de blanqueo de capitales, recaudó el año pasado más de doce veces el monto previsto; por lo pronto la Argentina está muy lejos de lograr los objetivos iniciales. El sinceramiento fiscal lleva hasta el momento tan solo US$42 millones, muy lejos de las expectativas oficiales. Cabe destacar que en 2008, el país recaudó US$4.000 millones; mientras que en 2013 alcanzó a los US$633 millones netos a través de distintos tipos de seducciones.
La AFIP juega con los tiempos, considerando que el 31 de octubre vencerá la declaración. Monto mayor de $800.000 si es declarado hasta el 31 de diciembre paga un 10%, mientras que si lo declara el 31 de marzo pagará un 15%. Monto más de $305.000 y hasta $800.000 un impuesto especial de 5%. Sin dudas los porcentajes también juegan.
"Don Carlos" fue un personaje en el pasado, que con acierto la AFIP, durante la gestión de Ricardo Echegaray hizo tres spots publicitarios, intentando convencer a la gente para que ingrese al circuito legal. "¿Qué tal chicos? ¿Tudo bom, tudo legal?", saluda Mariano Argento y juega a ser el empresario macanudo que personifica en la propaganda de la Afip. Un hombre que, al frente de una pyme, les anuncia a sus empleados que desde ese día dejan de estar en negro a través de un trámite por Internet.
En 2003, durante su asunción como presidente, Néstor Kirchner prometió en su mensaje "traje a rayas para quienes evadan", sean impuestos o fuga de capitales. Hasta el momento, no existen figuritas difíciles en el álbum de los evasores. Por el contrario está completo desde hace tiempo, pero nadie va preso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora