La redistribución de combustible ayer en las estaciones de servicio salteñas fue parcial. Mientras que en algunas la atención volvió a la normalidad desde las primeras horas, en otras se concretó hacia la noche debido a la demora en la llegada de los camiones.
Concluida la medida de fuerza convocada por el Sindicato de Camioneros -que se inició el miércoles por la noche- y después de acatar la conciliación obligatoria, el abastecimiento fue normalizándose a lo largo de la jornada.
Los conos naranjas daban cuenta todavía de lugares que registraban escasez de algún producto.
"Estimamos que los camiones lleguen esta noche. El faltante es una situación que no veíamos hace mucho tiempo", dijo a El Tribuno Jorge Coronado, encargado de la expendedora de YPF ubicada en Avenida Yrigoyen y Artigas.
La espera para cargar marcó el inicio del fin de semana y el momento más acuciante fue el viernes, cuando se registraron largas filas. La atención fue recobrando normalidad a medida que avanzaban las horas y hoy debería estar solucionado el problema.

La variedad

La falta de nafta súper fue la situación compartida por varios comercios, aunque algunos aseguraron que el faltante no superó las cinco horas. En otros, el stock existente permitió superar la situación.
"No nos quedamos sin combustible, nos faltaron algunos productos pero en unas horas se normalizó todo", dijo Federico del Val, en representación de la estación de servicio YPF ubicada en la zona de la terminal.
Las variaciones no solo estuvieron a la orden en cuanto al faltante, sino también a la reposición. Algunos negocios que no evidenciaron escasez: "Ayer vino mucha gente a cargar combustible pero a nosotros nunca nos faltaron productos. Eso también tiene que ver con que contamos con mucho stock", expresó Silvia Rivarola, empleada de la estación Shell ubicada también cerca de la terminal de ómnibus.

Los consumidores

Los salteños no quisieron quedarse sin provisión y se agolparon en las estaciones de servicio para cargar combustible. Entre el temor de no encontrar nafta o de hacer mucha cola, los conductores fueron poco a poco acercándose a los negocios.
El sur de la ciudad fue una de las zonas que mostró largas filas ayer desde temprano.
"En San Lorenzo no encontré combustible y hoy ( por ayer) llegué a la ciudad y no tuve problemas para cargar", dijo Lucía Dubois, mientras era atendida por uno de los empleados.
Desde hace varios años que el sector no experimentaba faltante. La última vez que hubo problemas con la entrega se remonta al 2008, cuando el conflicto con el campo y las manifestaciones contra el Gobierno impidieron el paso de algunos camiones con combustible hacia el interior del país.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora