Con esta nueva ley, cada beneficiario podrá recuperar como máximo 300 pesos por mes. Si tomamos como referencia el valor de la canasta básica alimentaria, que en mayo era de $ 4.300,19 para una familia tipo, que surge del índice barrial de precios, realizado por el Isepci, representa el 7% del valor estimado de una canasta básica. El proyecto aprobado establece que la normativa se modificará dos veces por año (enero y julio), en función de la variación de la canasta básica de alimentos que publique el Indec.
La devolución del 15% del impuesto al valor agregado a los jubilados y pensionados que cobren los salarios mínimos y los beneficiarios de la asignación universal por hijo (AUH) que realicen sus compras con tarjetas de débito tendrá un tope de $300 mensuales por beneficio.
En Salta, la quita de IVA podría representar un costo fiscal por más de 1.000 millones de pesos para la Nación, ya que la medida alcanzará a 292.000 personas en toda la provincia.
Como el IVA es un impuesto coparticipable a las provincias, según una estimación realizada por el jefe de Gabinete de Ministros, Carlos Parodi, la decisión que tomó el Gobierno nacional producirá una pérdida de $250 millones a el Grand Bourg.
A nivel nacional se estima que la medida comprenderá a nueve millones de personas, con un costo fiscal potencial de $ 22.000 millones anuales.
Datos relevantes
La cantidad de beneficiarios está integrada por jubilados y aquellos pensionados que cobren el haber mínimo; por los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo, y por las pensiones no contributivas nacionales.
En Salta, existen 132.393 jubilados y pensionados (119.694 son jubilados y 33.162 son pensionados); 152.969 beneficiarios perciben la Asignación Universal por Hijo y 4.291 reciben la Asignación por embarazo.
En cuanto a la AUH, 83 mil padres salteños reciben ese subsidio de $962 pero la devolución del IVA será acumulativa.
Es decir, si un padre cobra por dos hijos, por ejemplo, se le retornará en su cuenta hasta $600 por mes del impuesto.


tarjetasss.jpg

En el interior la situación es más complicada

Daniel Díaz locales@eltribuno.com.ar
A la falta de posnet se suma las fallas en la conexión a internet. Desde el interior de la provincia miran de reojo la aplicación de la devolución del IVA a jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales. En la mayoría de las localidades el uso de estos dispositivos es prácticamente inexistente. Sin ir más lejos, con el sistema de cobro a través de cajeros automáticos implementado ya hace varios años, aún hoy muchos beneficiarios deben viajar varias horas y transitar cientos de kilómetros para hacerse con el dinero en los puntos donde se encuentran las sucursales bancarias o estafetas postales.
Desde el departamento Los Andes hasta Rivadavia, desde San Martín y Orán hasta el Valle de Lerma y La Candelaria, el uso de posnet en los comercios "es cosa rara", contaron los intendentes. El posnet es una terminal de venta electrónica que consiste en que el dispositivo del comerciante se contacta telefónicamente y por internet con un servidor remoto para establecer el débito o el crédito, según el caso.
De no tomarse en cuenta esta realidad, que se repite a lo largo del interior del país, miles de jubilados se verán impedidos de acceder al beneficio de la devolución del IVA.
En los grandes centros urbanos, como es el caso de Tartagal y Orán, los pequeños comerciantes expresaron que el uso del dispositivo en determinados rubros es prácticamente inaplicable, porque implica, entre otras cosas, mayores gastos fijos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora