*

El reo fugado de la cárcel de Güemes es un expolicía criminal
A 48 horas de la fuga de un peligroso delincuente, interno en el pabellón de máxima seguridad de la Cárcel Federal de General Güemes, vecinos indignados exigieron ayer una explicación coherente sobre el asunto.
Sin pistas de dónde podría encontrarse Adrián Garone, a pesar de la intensa búsqueda de la cual participan efectivos del Servicio Penitenciario Federal, Policía de la Provincia, Infantería, la División Canes y Caballería, pareciera que Garone recibió ayuda externa para su fuga.
Las primeras hipótesis hablaban de que el prófugo se encontraba en la zona.
Todo esto porque se pensaba que al tratarse de un preso foráneo no podría alejarse demasiado por desconocer el terreno y los destinos de los caminos que decidiera tomar en su huida, por esa razón la búsqueda sigue centrada en los alrededores de la cárcel.

Peligro

A diferencia de lo que se informó durante las primeras horas posteriores a la fuga, Adrián Garone es un peligroso sujeto.
Se trataría de un exmiembro de la Policía Federal o bonaerense, que cumple una condena por dos homicidios.
Trascendió que cuenta con un buen dominio de las armas de fuego y las artes marciales.
Su condena se extiende hasta el 2030 y es la sumatoria de varios delitos.
Garone estaba alojado en un sector de máxima seguridad y debía permanecer siempre vigilado.
Los llamados "excesos de confianza" le permitieron darse a la fuga.
Una vez que la comunidad güemense tomó real conciencia de lo que había pasado, se manifestó en contra de la actitud adoptada por las autoridades del servicio penitenciario, que fue guardar silencio y no informar a los güemenses que un criminal se hallaba merodeando sus calles.
Garone en su huida no habría dudado en someter, herir o asesinar a una persona de ser necesario al momento de buscar alimentos, un vehículo, ropa o dinero.
preso fugado.jpg
Adrián Garone. Gentileza Info Güemes
Al decir de los vecinos, "cualquiera podía ser su siguiente víctima, en especial propietarios de negocios o trabajadores de estaciones de servicio. Tal es la situación que como medida de prevención la escuela rural de Yaquiasmé, distante 30 km de la ciudad, no impartió clases ayer, porque consideraban que Garone podría estar dirigiéndose con ese rumbo. Esta actitud de cerrar puertas, impedir el ingreso de la prensa, no dar información veraz indignó a los güemenses.
El vecindario aseguró que si el alerta llegaba a tiempo no solo iban a conseguir minimizar los riesgos, sino que además sumarían a miles de personas en forma indirecta a la búsqueda.
El complejo penitenciario no es un estado independiente -dijeron-, está inserto en una comunidad de la que forman parte.
El terror gobierna a la periferia de General Güemes tras conocerse los antecedentes del prófugo, pero nadie dice nada.

Cuidado si lo ven, llamen al 911

Nadie sabe a ciencia cierta cómo huyó.
Hubo tanta mentira alrededor y tanto silencio cómplice que la mayoría de los güemenses descreen de la versión oficial.
Algunos de ellos fueron más allá y dijeron a nuestro medio que, por la peligrosidad que representa, fue "fugado".
En los intensos rastrillajes por las zonas aledañas al complejo federal de General Güemes no se hallaron pistas.
No hubo hasta el momento comunicado oficial ni filmaciones de cómo el peligroso reo abandonó las instalaciones de máxima seguridad.
Si fue con anuencia del servicio penitenciario federal o si por el contrario huyó de manera cinematográfica.
Se supo que salía transitoriamente a trabajar. Que era un sujeto de la confianza de las autoridades del penal, pero nada está confirmado.
Si es verdad que su condena llegaba hasta el 2030, sus salidas laborales estarían en el ojo de la tormenta.
Los vecinos de General Güemes esperan una respuesta inmediata a todas sus preguntas y un nuevo sistema informativo que prevenga los males de vivir en cercanías de un complejo carcelario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...