"Amelia" es una plataforma de inteligencia artificial que sabe 30 idiomas y puede aprender a interactuar con humanos en diferentes situaciones. Instalada en call centers, puede automatizar el trabajo humano.
Todos en la empresa de tecnología IPSoft hablan de una plataforma de inteligencia artificial como si fuese una mujer. Tanto es así que hasta tiene nombre: se llama Amelia y, si la instalasen en todos los call centers del mundo, podría dejar sin trabajo a 250 millones de personas.
Mete miedo. La plataforma entiende y habla fluidamente hasta 30 idiomas, aprende todo el contenido de manuales complejos en solo unos minutos y puede aprender a interactuar con humanos en diferentes situaciones. No es un producto nuevo ni mucho menos. La empresa, a cargo de Chetan Dube, viene desarrollando IA hace más de 16 años. No es, como Waton de IBM, una respuesta a las potencialidades de Big Data y Analytics sino, más bien, un producto que se acerca un poco más a las capacidades cognitivas humanas, tanto en lo intelectual como en lo social. Amelia hace preguntas, analiza los tonos de voz para entender el significado real del discurso y sus respuestas son, por momentos, tan eficientes como cualquier presentante de atención al cliente. Incluso más, porque no te pone en espera.
Es, de alguna manera, la respuesta a las plegarias de los gerentes de servicios que necesitan mejorar su atención al cliente. Instalarla en un call center significa tener un empleado eficiente en minutos, sin training necesario. Contesta llamadas, contesta emails, corrige errores; si no conoce la respuesta, la googlea.
Y cuando encuentra la información se convierta en una experta.
Un proceso que no se detiene, funciona en la nube, así que está siempre disponible, sin tomarse vacaciones. Se puede adaptar a una compañía petrolera o a una de consumo masivo sin crisis emocionales de por medio. No almuerza, no se toma un rato para tomarse un café en el área de descanso. Para las empresas es la empleada perfecta. Para los trabajadores que pretende reemplazar, no tanto. Amelia es parte de un proceso de automatización que se da en todo el mundo y que podría desencadenar en otro, quizás más aterrador, el llamado desempleo tecnológico. Según Gartner, para el año que viene las plataformas como Amelia podrían reducir la planta que da servicios de soporte a IT en un 60%. En este mundo que se imagina todavía no explica del todo cómo funcionaría esa nueva economía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Erik Larsen
Erik Larsen · Hace 7 meses

Excelente noticia la de Amelia. El avance en tecnología es lo que abarata los productos para que consumamos. Los trabajos se reconvierten. Amelia nunca va a poder cocinar un buen plato, pintar un cuadro ni escribir una canción. El trabajo del ser humano cada vez va a ser más creativo y menos repetitivo. La plata que nos va a ahorrar Amelia nos va a permitir gastar más en otros bienes y servicios, que son los que van a absorber la mano de obra. El hombre no necesita más trabajo, el hombre quiere más riqueza con menos trabajo. Afirmar lo contrario es caer en la ridiculez de prohibir las palas para así generar más trabajo al obligar a la gente a cavar con las uñas. El CAPITAL, humano, financiero y tecnológico, es lo que hace más prósperas a las sociedades. Una sociedad que no invierte, vive en chozas y recolecta diariamente apenas lo indispensable para sobrevivir.


Se está leyendo ahora