La situación continúa siendo desesperante. Y a miles de kilómetros de la ciudad natal, el salteño Juan Carlos Escalante es el fiel reflejo de la situación en Ecuador, luego del devastador terremoto del pasado fin de semana.
"La situación que vivimos la viví en Chile, pensé que acá era un temblor leve pero en la tarde noche, empezó todo, primero fue leve, después suave, empezó a empeorar y en un momento pensé que se terminaba todo. Duró más de un minuto", aseguró Escalante, quien fue preparador físico en los clubes Central Norte y Juventud Antoniana, antes de emigrar primero a Chile y luego desembarcar a fines del año pasado en Ecuador.
Asimismo, recordó: "Lo primero que hicimos es bajar las escalaras, estábamos en el tercer piso de un hotel, hubo otros alojamientos que se derrumbaron en la zona de Manta. Cayeron muchos mosaicos, la mayoría de los chicos (del plantel) están sanos, no tenemos luz por ningún lado".
"Pensé que se partía el hotel, nunca lo había vivido de esa magnitud. La ciudad no estaba preparada para algo como esto. Empezamos a caminar por el centro, las calles estaban agrietadas, con edificios derrumbados", recordó con una voz quebrada.
Con respecto al ambiente futbolístico, destacó: "El gran problema es la comunicación, las líneas colapsaron, había mucho polvo y el agua comenzó a faltar. Algunos jugadores fueron a sus ciudades para ver a sus familiares".
"Encontré mi departamento como si me hubieran asaltado, todo en el piso, los muebles tirados, las cosas desparramadas, algo difícil de describir", señaló.
"Ver todo lo que pasó a tu alrededor, edificios caídos, personas muertas, hospitales colapsados. No te das una idea de la dimensión de este fenómeno. Nunca me imaginé vivir algo así, no se lo deseo a nadie. En ese momento uno se convierte en la persona más importante del mundo, y te queda grabado con una sensación muy rara", añadió.
Por último acotó: "Lo primero en pensar fue en la familia y en mi Salta, en mis amigos. En esos momentos se te eriza la piel y sólo pensás en lo peor, pero felizmente estamos bien y a seguir trabajando, porque la vida continúa".
ecuador.jpg

Pasajeros de una pesadilla

El delantero salteño Bruno Vides, junto a sus compañeros de la Universidad Católica de Quito vivió una pesadilla cuando el avión que estaba a punto de aterrizar el sábado en Manta abortó la maniobra y regresó, casi sin combustible, a Quito.

Menos esperanza de sobrevivientes

Los expertos continúan con las tareas de rescate. pese a la desazón. A pesar de la tenaz labor de cientos de socorristas, ayer comenzaron a reducirse las posibilidades de hallar más sobrevivientes del terremoto que golpeó la costa de Ecuador el fin de semana y que dejó cientos de fallecidos, miles de heridos y desaparecidos. Ayudados por perros entrenados y potentes retroexcavadoras, los expertos seguían buscando víctimas entre ladrillos y fierros retorcidos, pero los gestos de desazón los delataban: las reglas de búsqueda indican que son vitales para encontrar con vida a desaparecidos.
Entre el lunes y ayer, el presidente Rafael Correa recorrió muchos kilómetros de franja costera afectada por el sismo de 7,8 de magnitud, y dijo que la reconstrucción llevará años y costará "miles de millones de dólares". Aunque la dimensión del daño todavía no era clara, el desastre natural probablemente complicará el desempeño económico 2016 de Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP, ya golpeado por el desplome de los precios del crudo.
Las terribles imágenes se repetían a lo largo del litoral: sobre calles en las que se levantaban casas, edificios y hasta hoteles, ahora se apilan toneladas de escombros. Miles volvieron a pasar la noche a la intemperie por temor a que las réplicas, que no dejaban de sucederse, tumbaran sus maltrechos hogares. "Hay cuerpos aplastados en las edificaciones y, por el olor, es evidente que están muertos", dijo el capitán del ejército Marco Borja, en el pequeño poblado de Canoa.
El terremoto que azotó Ecuador la noche del sábado, el más devastador en casi 40 años, también dejaba unos 2.658 heridos y 231 desaparecidos que podrían engrosar la lista de fallecidos.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora