El vicepresidente electo de EEUU, Mike Pence, lamentó ayer la "desoladora pérdida de vidas" por el tiroteo que tuvo lugar en el aeropuerto de Fort Lauderdale (Florida), y dijo que el hecho se registra en una época "muy desafiante".
Pence hizo sus declaraciones a los periodistas a la salida de las reuniones que mantuvo ayer con el presidente electo, Donald Trump, y otros integrantes del equipo en la Torre Trump de Nueva York.
El vicepresidente electo quiso hacer los comentarios a raíz de la muerte de cinco personas por los disparos hechos por un hombre que fue identificado como Esteban Santiago, de 26 años, de origen puertorriqueño y quien, al parecer, tenía trastornos mentales.
Según informes de medios de comunicación, el atacante, que supuestamente sirvió en la Guardia Nacional de Puerto Rico y fue destacado en Irak, utilizó un arma que llevaba en su equipaje y que sacó después de aterrizar en el aeropuerto.
Pence dijo que tanto él como Trump hablaron telefónicamente varias veces con el gobernador de Florida, Rick Scott, y destacó su "liderazgo" y el de los equipos de emergencia que fueron desplazados al aeropuerto tras informarse de los disparos.
"Es una época muy desafiante", agregó Pence, quien no aceptó preguntas de los periodistas.
Pence se refirió también a una reunión que mantuvo previamente con Trump y los servicios de inteligencia sobre los ataques cibernéticos rusos durante las elecciones, pero solo comentó esa reunión repitiendo los mismos datos del comunicado oficial.
El presidente electo, Donald Trump, dijo en su Twitter que está "monitoreando la terrible situación en Florida" y envió sus "pensamientos y plegarias" a las víctimas.
También el presidente Barack Obama fue puesto al tanto de los hechos por parte de sus asesores de seguridad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora