El sector vitivinícola de Salta podrá acogerse a un convenio para deducciones de contribuciones sociales y acceso a capacitación.
El ministro de Trabajo, Eduardo Costello, informó que fue homologado el acuerdo de corresponsabilidad gremial para esa actividad productiva y que en enero capacitadores de la Nación y la Provincia iniciarán el proceso de formación para la puesta en marcha.
A través de los convenios de corresponsabilidad se reemplaza el pago de aportes y contribuciones en conceptos a las responsabilidades sociales por tarifas sustitutivas equivalentes a quintales de uva. Con este sistema los beneficios en el primer año son de un 50 % de reducciones a las contribuciones patronales y en el segundo año, de un 25%. El convenio está en vigencia durante la época de cosecha y forma parte de este marco de corresponsabilidad gremial.
Este acuerdo se aplica a las actividades estacionales y consiste en que los aportes y contribuciones a la cosecha de uva se abonan por kilo cosechado. Parte de este ingreso se destina a un fondo de seguridad social, que permite a los trabajadores acceder a obra social, cobertura de riesgos del trabajo, salario familiar y aportes jubilatorios.
Otras medidas
Días atrás, los productores vitivinícolas de los Valles Calchaquíes aprobaron la eliminación de retenciones y la liberación del dólar. Sin embargo, reclamaron otras medidas complementarias para beneficiar al sector, especialmente a los productores sin industria.
Miguel Ángel Lovaglio, presidente de la Asociación de Productores Vitivinícolas de los Valles Calchaquíes, sostuvo que los recientes cambios fiscales "van a beneficiar a todas las economías regionales".
Para Lovaglio, tanto la eliminación de las retenciones a las economías regionales como la liberación de dólar son decisiones "que generan ilusión" a los productores, aunque "hacen falta medidas complementarias sobre cuestiones que nos afectan".
"En el caso de los productores vitivinícolas de los Valles Calchaquíes, un problema grave es la concentración del mercado". Dijo que la diferencia que existe entre el precio que paga el consumidor de vino con el pago que recibe el productor es abismal.
El año pasado cerró con un drama climático en el sector. Por una helada que cayó en octubre sobre los Valles Calchaquíes, 740 hectáreas de vid terminaron afectadas; así lo determinó un relevamiento del Ministerio de Ambiente y Producción. Las pérdidas alcanzaron a productores de Cafayate, San Carlos y Molinos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora