El Senado brasileño aprobó por amplia mayoría someter a la presidenta Dilma Rousseff a un juicio de destitución, decisión que la deja en la antesala de perder su mandato y de segar un extenso ciclo de la izquierda al frente del mayor país latinoamericano. En una sesión que duró más de 15 horas y terminó en la madrugada de ayer, la acusación de que la primera mujer en presidir Brasil violó la Constitución al autorizar gastos a espaldas del Congreso recibió un fuerte apoyo de 59 votos a favor y 21 en contra. Dilma Rousseff quedó ahora a una sola votación de perder el poder cuando aún le restan más de dos años de mandato. Supendida desde el 12 de mayo, responsabilizada por la feroz crisis económica que golpea al país y con su partido ametrallado por acusaciones de corrupción, ya casi no tiene margen, de acuerdo con la lectura de propios y ajenos.
El holgado resultado preanuncia un escenario difícil en la etapa final del juicio, prevista para comenzar el próximo 25 de agosto, cuatro días después del cierre de los Juegos Olímpicos de Río-2016, y que debería durar unos cinco días.
"Demuestra una expresiva mayoría e indica que en este proceso tan discutido en el Senado ya hay una posición definida. Es muy difícil que haya algún hecho que pueda cambiar esto", dijo el senador Romero Jucá, pilar del gobierno interino que sucedió a Rousseff, liderado por su vicepresidente Michel Temer.
El heterogéneo arco opositor del Congreso que articuló el impeachment logró cuatro votos más que cuando el proceso fue admitido para ser analizado, y cinco más que la mayoría especial de dos tercios (54) necesarios para la destitución definitiva al final del juicio político. Jucá, de la fuerza de centro-derecha PMDB que conduce Temer, convertido en enemigo acérrimo de Rousseff tras saltar a la oposición, aseguró que la presidenta perderá su cargo entre el 28 y el 29 de agosto. En el Partido de los Trabajadores (PT) fundado por Luiz Inácio Lula da Silva, una leyenda de la izquierda latinoamericana que hoy es asediado por la justicia en distintas causas de corrupción, apenas rescataban que el juego no terminó.
"La posición definitiva de cada uno se va a consolidar la semana anterior a la votación. Hasta ese momento continuaremos luchando. No vamos a desistir", dijo el senador Humberto Costa, líder del partido en la Cámara alta.
"Dilma está siendo condenada por el conjunto de su obra, ella sabía de todo lo que estaba ocurriendo (..) ella es responsable de la violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal", afirmó Miguel Reale Junior, abogado de la acusación.
De ese modo Rousseff, que asumió su segundo mandato en 2014, se convirtió en imputada por violación de las leyes de Presupuesto y Responsabilidad Fiscal. Se estima que el proceso puede concluir en la última semana de agosto cuando probablemente Rousseff será condenada y perderá el cargo y Temer se tornará presidente definitivo hasta el 31 de diciembre de 2018.

Denuncia ante la OEA

Parlamentarios del Partido de los Trabajadores (PT) y un grupo de juristas brasileños y argentinos denunciaron ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) el proceso de destitución de Dilma Rousseff al que califican de "golpe de Estado". La decisión del PT fue anunciada horas después de que el pleno del Senado aprobara el informe acusatorio por Antonio Anastasia, del Partido de la Social Democracia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora