Aunque Hillary Clinton y Donald Trump acaparan la atención en las elecciones del 8 de noviembre, otra áspera batalla se libra en el Congreso, donde el Senado podría retornar a manos del Partido Demócrata.
En la actualidad, las dos cámaras -el Senado y la Cámara de Representantes- están en poder del conservador Partido Republicano y por ello la disputa por el control del Capitolio es fundamental para garantizar la estabilidad del nuevo presidente... o para obstaculizar su acción.
En esta elección, se renovará la totalidad de la cámara de Representantes: las 435 bancas de los legisladores y también los seis representantes territoriales sin derecho a voto.
Los republicanos, que en la actualidad poseen 246 bancas, deberán mantener la mayoría, de acuerdo a los sondeos.
En tanto, en el Senado estarán en 34 bancas, y en esa cámara alta los demócratas tienen excelentes posibilidades de recuperar la mayoría que perdieron en 2014.
En caso de que Clinton gane la elección presidencial, la conquista del Senado es considerada fundamental, no solo para restablecer el equilibrio con el control republicano en la cámara baja, sino también porque los empates en el Senado son quebrados con el voto del vicepresidente de EEUU.
La clave para los aspirantes republicanos a una banca del Senado es hasta qué punto deben mantener su campaña ligada a la de Trump, o hasta qué punto se pueden beneficiar de mantener una distancia saludable del millonario candidato.
El analista Nate Silver, quien tiene una sólida reputación en anticipar resultados, estimó en el blog de política FiveThirtyEight que los demócratas tienen 65% de posibilidades de ganar el Senado.
En tanto, un estudio del Cook Political Report estimó que los demócratas deberán obtener entre cinco y siete nuevas bancas en el Senado.
Los sondeos indican que posiblemente las bancas de Illinois y Wisconsin cambiarán de manos y pasarán a ser demócratas. Los candidatos republicanos también están en situación vulnerable en New Hampshire, Carolina del Norte y Pensilvania, además de librar ajustadísimas disputas en Florida e Indiana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora