Ya las excusas no satisfacen a nadie. Sucede que en Orán las deficiencias del servicio público de recolección de residuos se agudizan con el paso del tiempo en vez de mejorar. Y al llegar la época estival los vecinos renovaron sus quejas por los olores nauseabundos que provienen de los contenedores ubicados en los barrios o de los microbasurales que proliferan por la ciudad.
Cabe señalar al respecto que hace poco, el mismísimo intendente Marcelo Lara hizo un reconocimiento publico del mal servicio que se viene prestando a los vecinos, donde los más afectados son los que viven en los barrios alejados del centro.
Los vecinos se preguntan cómo piensa solucionar el tema de la recolección de basura con nuevos funcionarios y los mismos 4 camiones rotos.
Sus excusas no calmaron a los contribuyentes, sino todo lo contrario los enardecieron, porque al justificarse y disculparse, adujo el poco ingreso en impuestos que no le permiten avanzar en mejoras.
Lara insistió en la necesidad de incremento nuevamente los impuesto municipales, es decir que el ciudadano pague más para poder mejorar el servicio. "La recolección que hacemos cuesta 2 millones, pero el contribuyente tan solo paga 1 millón en tasas", dijo textualmente el jefe comunal.
Vale recordar que este año, pese a la negativa del Concejo Deliberante de incrementar los impuestos, ordenanza que fue rechazada en forma reiterada, Lara aumentó los mismos cobrando la mayor alícuota sin autorización alguna.
Continuando con las excusas, dijo a los medios: "Tenemos cuatro camiones fuera de servicio. Por eso los funcionarios responsables de los mismos deben planificar un sistema para abarcar toda la ciudad. No puede ser que recibamos reclamos que hace una semana no pasamos por algunos barrios. Hay que tener mucha creatividad y gastar donde se debe hacerlo", fueron sus palabras.
Luego anunció que hará cambios en el gabinete.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora