La sala principal de la casa de Gloria Cruz, hermana de Lohana Berkins, ayer dejó de ser el comedor. Se transformó en el espacio que cobija el cuerpo de una mujer guerrera, que luchó por los derechos humanos, entre ellos la no discriminación y el respeto a la identidad de género. La militante trans, que logró reconocimiento a nivel nacional, falleció el viernes en Buenos Aires y sus restos fueron trasladados a Salta para ser enterrados en la provincia después de un último homenaje.
"Su sueño era terminar el secundario y ser maestra, pero no lo logró porque empezaron los obstáculos, no la dejaron. Ese fue el clic que a ella la llevó a iniciar su lucha", contó Gloria.
En la casa del barrio Intersindical, Lohana está escoltada por una guardia de honor que encarnan militantes del Partido Comunista, al que ella pertenecía, pero también referentes de movimientos y organizaciones sociales que trabajan por los derechos humanos.
Cubren su cuerpo la bandera roja del Partido Comunista y el pañuelo verde que simboliza la lucha por los derechos reproductivos y la legalización del aborto. "Ni una sola mujer más muerta por aborto clandestino", dice.
Hoy sus retos serán sepultados a las 14 en el cementerio Santa Teresita.
Carteles y banderas cubrieron las paredes con nombres de organizaciones locales y del país en el velatorio.Por ejemplo, la Comunidad Homosexual de la Argentina, Multisectorial de las Mujeres de Salta, Asociación Miguel Ragone, Cooperativa Nadia Echazú, Movimiento de Mujeres de Salta y más.
"El traslado lo hicimos por tierra y, si bien la idea era traerla y sepultarla, muchas personas que conocían a mi hermana se acercaron a pedirnos que tratemos de compartir con ellos este último momento. Querían despedirse", contó Gloria. Agregó: "La vida de mi hermana fue ser una activista vinculada a la política, luchando por los derechos, y quise hacer este velorio para que todos se puedan despedir".
Gloria le contó a El Tribuno que Lohana había manifestado que quería que sus restos descansen en Salta. "Sé que a ella le hubiera gustado esta despedida", expresó la mujer.
Todos destacaron el espíritu de Lohana y su sentido del humor siempre presente. "Era imposible estar al lado de ella y no reírse. Tenía la capacidad de abordar el dolor con una sonrisa", sostuvo emocionada la hermana de Lohana Berkins.
Leonardo Juárez, dirigente de Partido Comunista en Salta, dijo: "Reivindico a Lohana por su condición de comunista, no por pertenecer al partido sino por su sentido ético político. Ella se quedó del lado de los que más sufren, del perdedor".
Fernando Pequeño, de la Asociación Miguel Ragone, mencionó: "Vivo este momento con mucha tristeza porque perdimos a una luchadora impresionante. Nosotros sabemos que hay que transformar el dolor en lucha, ese es el mensaje que nos deja Lohana con su partida".
El primer velatorio de Lohana se hizo en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Miles de personas, incluso de otros países, se acercaron a despedirse de ella.
Lohana fue la primera mujer trans en ocupar un espacio en el Estado, al ser la asesora del senador Patricio Echegaray en 2002.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial


Se está leyendo ahora