El Servicio Meteorológico de México (Conagua) informó ayer que el "huracán" Patricia alcanzó ráfagas de 400 kilómetros por hora, muy por encima de lo que indicaban fuentes climatológicas norteamericanas que señalaban que sus vientos eran de 320 kilómetros por hora sostenidos.
Incluso el organismo estatal mexicano advierte que antes de tocar tierra, el "súper huracán" -tal como lo bautizaron desde ese ente oficial- podría intensificarse. Mientras que Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco, ya se prepara para lo que podría ser "catastrófico" para la ciudad, Conagua informó que "existe la probabilidad de que se formen trombas marinas, torbellinos y tornados en las inmediaciones del ciclón al momento de tocar tierra".
El organismo pidió a los pobladores de las zonas que fueron evacuados que sigan atentamente todas las recomendaciones que brinda Protección Civil, entidad que está en el lugar para asistir a los damnificados. Entre otros consejos, el gobierno mexicano y el de Jalisco piden a la gente que almacene alimentos y agua potable. También que tenga a mano una radio y lámparas portátiles.
El propio presidente Enrique Peña Nieto se interiorizó del operativo que podría ser catastrófico para el Pacífico mexicano. "Es muy importante que la población siga atenta a la información de Conagua y a las indicaciones del organismo Protección Civil", señaló el mandatario mexicano.
"Hacer un llamado a la gente de Puerto Vallarta (Jalisco) y Bahía de Banderas (Nayarit), que es donde más preocupación tenemos, que la gente pueda entender la magnitud del huracán, que es el más grande que se ha podido registrar en la historia de México", dijo ayer el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong.
Por ahora más de 500 familias fueron ubicadas de inmediato en refugios seguros, y solicitan permanecer en los lugares indicados, al respecto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora