Después de una semana de negociaciones, Ibar Esteban Pérez Corradi aceptó hoy el trámite abreviado de extradición, por el que podría volver al país en menos de una semana, informaron a La Nación sus abogados en Paraguay. En el escrito presentado ante el juez Julián López en Asunción, al que tuvo acceso este medio, los abogados de Pérez Corradi solicitaron la incorporación "dentro del régimen de protección de víctimas y testigos de la Argentina" para el detenido, su actual mujer, Gladys Delgado Brítez, y sus hijos.
Pérez Corradi, acusado de ser el autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez en 2008, vinculado con el tráfico de efedrina, fue detenido el domingo 19 de junio en la Triple Frontera. Una semana más tarde, manifestó públicamente su intención de ser juzgado en su país, pero, una vez ante el juez López, se echó para atrás y rechazó la extradición, al alegar que no confiaba en la Justicia local y que su vida corría peligro en la Argentina.
"Muchas autoridades importantes del gobierno anterior están involucradas en los hechos en los que yo también estoy siendo investigado', lanzó entonces Pérez Corradi.
Según se informó para ser extraditado a la Argentina, el detenido exigió al Gobierno permanecer detenido en una prisión que no dependa del Servicio Penitenciario y que tenga conexión a Internet, dinero para mantener a sus familias (la que formó en Buenos Aires y la de Asunción) y seguridad para sus hijos (enumera La Nación). A cambio, sus abogados prometen que el narcotraficante aportará documentos que comprometerán a exfuncionarios kirchneristas para esclarecer la compleja trama de narcopolítica vinculada a la mafia de la efedrina.
Según está previsto, la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, que instruye la causa por el triple crimen, viajará el jueves de la semana próxima a Asunción, Paraguay, para tomarle declaración indagatoria a Ibar Pérez Corradi. Este plan se mantiene firme siempre y cuando el detenido siga entonces en la capital paraguaya.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora