El taller de chicos especiales Integrando Esfuerzos, dedicado a la fabricación de artesanías, atraviesa una difícil situación: necesita urgente un edificio propio.
Actualmente, deben seis meses de alquiler y ya se les venció el contrato del inmueble que ocupan.
La institución depende de la asociación Integrando Esfuerzos, con personería jurídica número 267, y está a cargo de José Luis Osores, quien trabaja por la inclusión de los chicos y mayores especiales, mediante la enseñanza de oficios.
Al taller concurren 20 niños, jóvenes y adultos de ambos sexos. Otros se suman solo algunos días a esta gran familia de artesanos entusiastas.
Los alumnos tienen distintas patologías, tales como síndrome de Down, hipoacusia, problemas de motricidad y mentales leves, entre otras.
Trabajan el cuero con el que fabrican monturas, portatermos, banquetas, banquillos y cintos. En madera hacen estructuras de monturas criollas, soportes para las banquetas, hebillas para cintos y diferentes tipos de cajas.
También elaboran bijouterie, como pulseras y aros, hacen repujado de metal y dibujo y pintura, entre otros.
"Se pagan $7.200 de alquiler por mes. Ahora nos dijeron que la orden del pago por parte del Gobierno de la Provincia está hecha, por lo que esperamos que en esta semana podamos solucionar el inconveniente. El problema de fondo es que se nos venció el contrato que teníamos en mayo pasado. Estamos buscando otro lugar porque posiblemente no se renueve, a pesar de la buena predisposición y apoyo de los dueños, con quienes estamos agradecidos", dijo Osores.
"Lo que venimos planteando a las autoridades es la necesidad de contar con un edificio propio, porque todos los años tenemos los mismos problemas", dijo el referente de la institución.
El taller está de receso invernal, pero los chicos especiales concurren igualmente al lugar, donde comparten la merienda y el trabajo.
"Acá hay mucho entusiasmo. Próximamente nos vamos a instalar con los productos para comercializarlos en una estación de servicio ubicada en el acceso sur de San José de Metán, por eso estamos acopiando todo lo que fabricamos", dijo Osores, quien dirige el taller desde agosto de 2008.
Antes funcionaba en la avenida 20 de Febrero 124, en un inmueble prestado, pero luego la entidad se trasladó a la avenida Mitre 165, a un antiguo edificio que alquilan, donde funcionan en estos momentos los talleres en los distintos espacios.
Por ejemplo, actualmente hay chicos especiales que son excelentes fabricantes de cintos y rastras de cuero artesanales, que trabajan en sus casas y concurren al taller para elaborar y terminar sus productos con diferentes tipos de costura.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora