El panorama en la Ciudad Termal era desolador. Más de 300 árboles caídos, 100 postes derribados y una treintena de viviendas que registraron numerosos daños, entre ellos la voladura de sus techos, fue el saldo del temporal de viento, lluvia y granizo que azotó el sábado por la tarde la ciudad de Rosario de la Frontera.
Los pocos minutos que duró el temporal fueron suficientes para causar un verdadero caos en la ciudad, con destrozos por doquier.
En pocos segundos se vinieron abajo árboles y un sinfín de ramas en diferentes barrios, al igual que los postes de luz y de teléfono.
Los vientos de más de 100 km por hora provocaron la voladura de chapas y daños significativos en varias viviendas.
Las zonas norte y sur de la ciudad permanecieron sin luz y sin suministro de agua potable casi 20 horas.
La interrupción del servicio se debió a la caída de dos postes de cemento de media tensión.
Un dato alentador fue que no hubo que lamentar víctimas fatales.
Las cifras
Según el informe final que emitió Defensa Civil de la comuna de Rosario de la Frontera, se cayeron 300 árboles y unos 100 postes: 70 pertenecientes de Telecom y 30 al servicio de suministro eléctrico.
Las casas dañadas fueron 35 en total, sobre todo por la voladura de los techos.
Por su parte, varias casillas de madera quedaron totalmente destruidas por las ráfagas de viento y la caída de los árboles.
Autoevacuados
En total, cinco familias procedieron a autoevacuarse a viviendas de familiares, porque sus casas fueron destruidas por las ráfagas de viento.
Limpiar los destrozos y dejar la Ciudad Termal operativamente en condiciones llevará aproximadamente una semana, según señalaron desde la comuna de la ciudad de Rosario de la Frontera.
Se quedaron sin nada
Uno de los damnificados por los destrozos ocasionados por el temporal fue la familia de Daniel Barbosa.
La vivienda de los Barboza, cuya casa se encuentra ubicada en el barrio San Antonio, quedó destruida por las fuertes ráfagas de viento y la caída de árboles.
"Fue terrible lo que vivimos el sábado, pero gracias a Dios no tuvimos que lamentar ningún incidente grave", expresó Daniel Barboza.
La familia, compuesta por su esposa Lorena y tres hijos, se quedó sin techo. Actualmente no cuentan con un lugar adónde ir.
Por ello, se está organizando una colecta solidaria para recaudar fondos para que los Barboza puedan reconstruir su humilde vivienda. "Cualquier ayuda será muy bienvenida", señaló Daniel.

Celeridad
Desde la comuna se resaltó la labor realizada por la empresa Edesa. "La prestataria del servicio eléctrico actuó con celeridad a la hora de brindar cobertura en nuestro municipio. En ese aspecto, aportó 11 equipos de trabajo, seis contratados y cinco propios. Ello permitió que el servicio pudiera restablecerse en menos de 24 horas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora