En medio del último tramo del sínodo de obispos sobre familia, el diario italiano "Quotidiano Nazionale-Il resto del Carlino-La Nazione" creó hoy gran revuelo al asegurar que "el Papa está enfermo" -por un pequeño tumor en el cerebro, benigno y curable-, noticia que fue desmentida de manera tajante por el Vaticano.
"La difusión de noticias totalmente infundadas sobre la salud del Santo Padre por parte de un medio de prensa italiano es gravemente irresponsable y no merece atención. Además, como todos pueden ver, el Papa desarrolla como siempre su intensa actividad sin interrupción y con la más absoluta normalidad", dijo el padre Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, que también recordó su próximo viaje a Africa, a fines de noviembre.
Según informó el diario italiano Quotidiano Nazionale, "una pequeña sombra" fue detectada en un examen médico del Papa, realizado hace siete meses por un especialistas japonés, el profesor Takanori Fukushima, en la clínica San Rossore di Barbaricina, cerca de Pisa. El profesor habría considerado inútil hacer una operación, considerando que el tumor era benigno, según QN. Pese al desmentido del Vaticano, el director del diario Quotidiano Nazionale, Andrea Cangini reafirmó la veracidad de la información. "El desmentido era esperado y es comprensible. Hemos retenido esa información durante mucho tiempo para efectuar verificaciones. No tenemos ninguna duda de que sea cierta", dijo Cangini.
Cabe recordar que el papa Francisco, de 78 años, desborda de actividad aunque por momentos muestra señales de fatiga y ha anulado algunos compromisos a último momento.
En recientes entrevistas, Francisco habló de que no tiene mucho tiempo de vida por delante, pero nunca habló de que sufriera una enfermedad.
Según su periódico , que tituló en primera plana que "El Papa está enfermo", hace siete meses le habrían encontrado a Francisco una pequeña mancha oscura en el cerebro, identificada como un tumor. Por esto Francisco, que el 17 de diciembre cumple 79 años, habría ido a ver a un especialista en la clínica San Rossore de Barbaricina, cerca de Pisa, donde habría sido visto aterrizar el helicóptero papal. Allí el Pontífice habría sido visitado por el profesor Takanori Fukushima, experto en tumores al cerebro y aneurismas. Su diagnóstico habría indicado que "no debería ser necesario ningún tipo de intervención (quirúrgica). Esa mancha, ese pequeño tumor, se puede curar", escribió Quotidiano Nazionale, según palabras que habría dicho un miembro del equipo de la clínica. Junto a la noticia, en tapa el diario también publicó un editorial de su director, Cangini, titulado "El deber de escribirlo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora