De a poco los espacios para emprendedores en la ciudad de Salta y los municipios cercanos se van multiplicando. En estas plazas llenas de gazebos de colores y mesones cargados de ideas se puede encontrar historias diferentes y proyectos de vida cargados de ilusiones. Uno de estos proyectos que busca cambiar la realidad en la que se vive es de Roxana González. Desde hace dos años, y con el apoyo de su esposo y su mamá, lleva adelante la producción de dulces y conservas Dulzoon. Pero lo más destacable de esta búsqueda de nuevos horizontes es que Roxana destina estos fondos para concretar operaciones de castración a animales de la calle o colabora con familias que quieren operar a sus mascotas pero que no cuentan con los fondos.
"La idea surgió un día que estábamos haciendo dulce en casa y nos rindió mucho. Entonces con mi mamá pensamos en vender. Y como siempre todo lo extra que generó lo destino para los perros de la calle, pensé que esta era una buena idea", contó Roxana a El Tribuno casi al término de la siesta, mientras atendía su puesto en la feria mensual de Cerrillos.
Los primeros dulces fueron de cayote, y en la medida que Roxana y sus dulces se hicieron conocidos fue cumpliendo con el pedido de los clientes. "Por lo general utilizo las frutas de estación y ahora comenzaron a pedirme escabeches y mermeladas dietéticas", contó la joven.
En un principio el proyecto nació con el nombre Dulces que Ayudan, y como era muy largo, Roxana buscó una nueva marca que además se identificara con los animales. Así salió Dulzoon. A este proyecto se sumó un amigo de Roxana que realiza diseño y le hizo el logo de la marca. Así los dulces por las mascotas ya llevan dos años en la calle. Las primeras ventas se hacían por internet con entrega a domicilio, pero ahora Roxana recorre las ferias de la ciudad de Salta y sus alrededores. A parte de la feria de Cerrillos, que se realiza una vez al mes, Dulzoon también de puede encontrar en la feria vegana Te parte el zapallo.
Con 31 años, Roxana trabaja de lunes a viernes desde la mañana a la tarde en un empresa de transportes como secretaria, pero los fines de semana son sagrados: se destinan a la producción de dulces y ahora también de conservas.
Esta joven junto a su esposo ya cuenta con una vivienda, donde el espacio verde está destinado a los animales que necesitan de su ayuda. "Si bien refugio no tengo, ayudo casos especiales sobre todo de los vecinos que ya me conocen", contó Roxana, quien reconoce que la falta de tiempo complica su trabajo proteccionista. Por lo que su mamá es la que siempre la salva con la entrega y producción en línea de las mermeladas, cuando los pedidos la sobrepasan y no da con los tiempos. Actualmente, Roxana mantiene contacto con un grupo de estudiantes, que también apoyan su tarea proteccionista. A ellos se suma el aporte de tres médicos veterinarios que son los encargados de realizar las cirugías de castración y también casos específicos de animales accidentados. Evangelina Yampa es la médica que apoya a Roxana en la atención de perros callejeros o de familias humildes. En el caso de operaciones por accidente, el veterinario que se encarga es Gustavo Dada y Matías Peretti es otro fiel ayudante de Roxana a la hora de salvar la vida de las mascotas.
La joven advierte que el proyecto más próximo a concretar es la realización de una campaña. "En una sola jornada de concientización podés llegar a castrar más de 30 animales y ahí podés ver el trabajo real de todo esto", advierte Roxana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gio vergara
gio vergara · Hace 2 meses

Faltó publicar la dirección o correo

hugo colque
hugo colque · Hace 2 meses

Roxana necesito contactarme con vos, te dejo mi mail telepep@hotmail.com

Jose Alberto Perez
Jose Alberto Perez · Hace 2 meses

Acciones de este tipo merecen el respeto y la admiración de toda la gente buena. Sin dudas que San Roque te bendecirá y protegerá siemprepor tu noble labor. ¿domicilio para hacer llegar alguna colaboración


Se está leyendo ahora