El candidato Pedro Pablo Kuczynski se impone sobre su rival Keiko Fujimori en el balotaje presidencial en Perú. Los primeros resultados oficiales le dan una ventaja mínima al aspirante por Alianza por el Gran Cambio. Los comicios arrojaron un 50,59 % para Kuczynski y 49,42% para Fujimori. Con el 51% del escrutinio oficial,
Kuczynski obtenía 50,5% de los votos y Fujimori 49,5%, de acuerdo con la empresa encuestadora Ipsos Perú con un margen de error de un punto porcentual. Para la firma GfK, Kuczynski lograba 50,8% y Fujimori 49,2% con el mismo margen de error. Previo a conocer los primeros resultados oficiales, Kuczynski salió de su casa, en el barrio más rico de Lima, y se dirigió al local de campaña de su partido "Peruanos por el Kambio" donde saludó desde un balcón a sus miles de seguidores que lo esperaban cantando huaynos, la música tradicional de los Andes. En el denominado "conteo rápido", las encuestadoras tienen acceso legal a las actas de votación que se van cerrando y cuentan paralelamente los resultados de una muestra representativa, antes de la difusión de las cifras oficiales.
También mantenía Kuczynski una leve ventaja sobre su adversaria en dos sondeos a boca de urna, aunque dentro del margen de error. Solo la firma CPI le dio a Fujimori 51,1%, frente a un 48,9% para Kuczynski.
Los primeros resultados oficiales se conocerán hacia las 02H00 GMT de hoy lunes, aunque las diferencias en la tendencia de voto entre las zonas rurales y las urbanas, en particular en Lima, que concentra dos tercios de los electores, aconsejan prudencia ante tan estrecho margen.
Kuczynski, de 77 años, exministro de Economía y próspero hombre de negocios, recibió el apoyo de la clase media alta urbana y del antifujimorismo.
Pese a los ajustados resultados, Fujimori salió sonriente la tarde del domingo a saludar a sus simpatizantes concentrados frente a su centro de operaciones en un hotel de Lima.
Kuczynski, acompañado por su esposa, dos de sus hijas y sus dos candidatos a la vicepresidencia, feliz, ensayó unos pasos de baile entre los aplausos de sus simpatizantes.
Unos 23 millones de peruanos estaban convocados ayer para elegir al nuevo presidente tras una larga campaña en la que hasta hace unos días la favorita era Fujimori. Sin embargo, por las diferencias en la tendencia de voto entre las zonas rurales y las urbanas, en particular en Lima, que concentra dos tercios de los electores, aconsejaban prudencia ante tan estrecho margen. El fujimorismo pugnaba por volver al poder 16 años después de que el hoy preso padre de la candidata, Alberto Fujimori, huyera a Japón y renunciara por fax a la presidencia poniendo fin a su gobierno represor y corrupto (1990-2000).
En la campaña, más que propuestas hubo ataques entre los candidatos.
Un país dividido
El electorado estaba dividido. Fujimori "nos garantiza que combatirá la delincuencia. ¿Quién me garantiza que saliendo de votar no me roben? Kuczynski tira (apoya) más para los millonarios", dijo a la AFP Mauricio Quispe, un jubilado de 67 años al salir de un centro electoral de Lima.
En tanto, Enrique Castillo, un empresario textil, comentó que apoyó a Kuczynski porque está convencido de que con él habrá "seguridad y estabilidad" y acudirá a la "inversión extranjera", pues "con Keiko hay duda" de que eso suceda. La última semana fue aciaga para la candidata, de 41 años, en su segundo intento de ocupar la silla presidencial a partir del 28 de julio próximo, tras perder con el presidente saliente Ollanta Humala en 2011. Pese a conquistar la mayoría absoluta en el Congreso en la primera vuelta electoral del 10 de abril, Keiko Fujimori sigue suscitando el frontal rechazo de la mitad de los peruanos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora