En horas del mediodía del sábado, un adolescente perdió la vida luego de recibir una violenta descarga eléctrica de las luces de un arbolito de Navidad que estaba ornamentando.
El joven Gastón Gutiérrez fue hospitalizado tras sufrir la descarga eléctrica pero minutos después, cuando era asistido en terapia intensiva, sufrió otros accidentes vasculares que lo condujeron a la muerte.
El lamentable episodio ocurrió alrededor de las 13 del sábado, cuando un joven de 14 años se encontraba en su domicilio de barrio Misión San Francisco colocando las luces en el árbol de Navidad. Entonces, sufrió una fuerte descarga eléctrica que lo dejó inconsciente.
En el hospital local le realizaron tareas de reanimación, siendo derivado al hospital de la ciudad de Orán.
A las 13.30 tras ingresar al nosocomio sufrió otro paro cardiorrespiratorio, perdiendo la vida.
Personal policial y de Criminalística realizó las diligencias de rigor en el lugar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 11 meses

Lopez, esta a un paso del manicomio, y encima esto, recien empieza

facu lopez
facu lopez · Hace 11 meses

jajajajaj

facu lopez
facu lopez · Hace 11 meses

jajaja ahi estan los opinologos a alguien hay que culpar la navdad o el mercado del consumo ajajaja muy chistoso

Papacho Salteño
Papacho Salteño · Hace 11 meses

Para que dejen de joder con esos Arboles de m... y la P... navidad... Que pena x el changuito. Ahora faltan los problemas de intoxicaciones, quemados x pirotecnia, accidentes oculares x la bendita Sidra... Ah y los suicidios? y los problemas de alcoholismo..? Feliz navidad?????

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 11 meses

pobre criatura, una victima mas de la voracidad del mercado del consumo ( que todo lo arregla), ante la pasividad del Estado, que no controla absolutamente nada, y cuando no, complice por admision u omision, o peor todavia, socios y complice de estos inescrupuloso "comerciantes" de la muerte. Gaston que Dios te tenga en su santa gloria. Q.E.P.D.


Se está leyendo ahora