El juez de Garantías 2, Ignacio Colombo, ordenó remitir a juicio la causa que la Justicia salteña sigue contra Franco Jonathan Corvalán (28), quien se encuentra acusado del delito de homicidio calificado por criminis causa en perjuicio de Federico Leopoldo Núñez.
Corvalán, que se encuentra actualmente detenido con prisión preventiva, continuará en Alcaidía General a disposición de la Sala VI del Tribunal de Juicio, que actuará en la etapa procesal que sigue. En su requisitoria a juicio el fiscal Pablo Paz sostuvo que el imputado, un exconvicto de 28 años, mató a Núñez con "la finalidad de apoderarse de las pertenencias de la víctima, existiendo en consecuencia una conexión ideológica", en la cual la muerte del enfermero fue consumada "a efecto de concretar la apropiación de los elementos de propiedad" de la víctima.
De manera precisa, el fiscal penal actuante en la causa expresó que entre la noche del 31 de agosto pasado y la madrugada del primero de septiembre, Corvalán asesinó a Núñez en la casa de este último en el barrio Castañares, valiéndose para ello de un arma blanca, con la cual le asestó dos "estocadas" a la altura del cuello.
"Se advierte a todas luces que su intención (refiriéndose al acusado) indudablemente fue producir la muerte, quería generar ese resultado, pues en ningún momento dejó de agredir mediante estocadas a la indefensa víctima, quien inútilmente trató de defenderse, tal se advierte de las heridas que presentaba en sus manos", sostuvo Paz, representante del Ministerio Público.
El crimen
Leopoldo Federico Núñez tenía 36 años. Era enfermero y trabajaba en la terapia intensiva pediátrica del hospital público Materno Infantil. El sábado 3 de septiembre, alrededor de las 21, fue hallado muerto en su casa, en el lote 5 de la manzana 16, del Grupo 648 de Castañares. El crimen había sido cometido entre la noche del 31 de agosto y la madrugada del 1 de septiembre.
Núñez estaba tendido en el piso. Había sido apuñalado y golpeado en la cabeza. Todas las habitaciones y el living estaban desordenados. La autopsia reveló que la causa de la muerte fue shock hipovolémico por herida de arma blanca.
De la requisa de la vivienda surgió que faltaba el celular de la víctima y su automóvil. En el lugar del hecho fueron encontradas las huellas digitales y perfil genético de Corvalán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora